Menú Buscar
Ursula von der Leyen recoge el testigo de Jean-Claude Juncker como presidenta de la Comisión Europea / EFE

Varapalo de la Comisión Europea a ERC: rechaza mediar en el 'procés'

Bruselas reitera que su posición "no ha cambiado" con Von der Leyen y que el desafío secesionista catalán es "un asunto interno" de España que debe resolverse "de acuerdo a su orden constitucional"

03.12.2019 14:39 h.
3 min

El relevo de Jean-Claude Juncker por Ursula von der Leyen al frente de la Comisión Europea no ha mejorado las expectativas del independentismo catalán.

Comisión Europea / EFE

La llegada de la conservadora alemana Von der Leyen "no cambia" la posición del Ejecutivo comunitario respecto al desafío independentista en Cataluña​ y lo sigue considerando un asunto "interno de España" que debe ser resuelto dentro de los límites de su Constitución

"Asunto interno de España"

Así lo ha asegurado este martes el portavoz comunitario responsable de Justicia y Estado de derecho, Christian Wigand, en una rueda de prensa celebrada este martes en Bruselas.

"Nuestra posición es bien conocida y no ha cambiado, es un asunto interno de España que debe ser resuelto de acuerdo a su orden constitucional", ha señalado.

"Mediador"

La Comisión Europea zanja de esta forma la petición de un grupo de eurodiputados que en una carta promovida la semana pasada por la eurodiputada de ERC Diana Riba --esposa de Raül Romeva, condenado a 12 años de prisión e inhabilitación por sedición y malversación--.

En la misiva, Riba llamaba a Von der Leyen a asumir el papel de "mediador" entre el Gobierno y las autoridades autonómicas para buscar una "solución política" en Cataluña.

Respuesta formal

La carta, firmada por Riba --en nombre del expresidente de la Generalitat huido Carles Puigdemont; el líder de ERC, Oriol Junqueras, y el esconsejero Toni Comín-- y un grupo de 40 eurodiputados, tendrá una respuesta formal de parte de la Comisión, "como ocurre en todos los casos", ha explicado el portavoz.

Los eurodiputados reclaman en el escrito la mediación internacional para presionar a España para que emprenda "los necesarios cambios en su sistema legislativo" para atender a las demandas de los independentistas, además de criticar la sentencia del Tribunal Supremo contra los líderes del procés y pedir que los condenados sean puestos en libertad.