Menú Buscar
Chimeneas de la incineradora Tersa y de Endesa

Colau pierde contra Endesa

La eléctrica municipal Barcelona Energia ha tenido que abrir un concurso para obtener el certificado de garantía de origen verde que carecía, licitado finalmente a Endesa

4 min

Una de las promesas de campaña de Ada Colau fue poner en marcha su propia comercializadora pública de energía --Barcelona Energia-- para desconectar de los grandes "oligopolios eléctricos". Ella misma lo anunció como un "paso histórico" en su Facebook a bombo y platillo: "Desconectamos de los oligopolios y nos conectamos a las renovables, al autoconsumo, a la sobiranía energética" afirmaba la alcaldesa en julio, cuando entró en funcionamiento Barcelona Energia. Pero la alcaldesa no se esperaba encontrar una serie de trabas que le han dificultado implementar su eléctrica municipal tal y como tenía previsto en sus planes iniciales. 

Según publica La Vanguardia, Barcelona Energia ha tenido que abrir un concurso para obtener el certificado de garantía de origen verde, un documento que le faltaba a la energética municipal para demostrar que su energía procede de energía renovable y no contaminante. Paradójicamente, el ganador de este concurso ha sido Endesa, la empresa de la que pretendían "desconectar" con la creación de Barcelona Energia y que ha sido denostada por la alcaldesa durante su mandato de gobierno. 

Mejor oferta

La compañía eléctrica ha realizado la mejor oferta económica en el concurso. En concreto, el Ayuntamiento contrará, a tavés de la empresa pública Tersa, 90.000 megavatios-hora correspondientes al segundo semestre del año a un precio de 0,50 €/mwh. El consistorio barcelonés pagará 45.000 euros a Endesa para obtener el certificado hasta el 1 de enero de 2019.

A partir de esa fecha el Ayuntamiento deberá contratar un nuevo certificado de energía verde para cumplir sus compromisos con los grupos ecologistas. En este caso, el coste será mayor, ya que el año que viene Barcelona Energia empezará a operar en el mercado doméstico con un límite de 20.000 familias. Fuentes de Endesa han confirmado a este medio que la compañía suele presentarse a este tipo de concursos, un caso que podría repetirse de cara al año que viene.

Conflicto con los ecologistas

Cuando el equipo de gobierno de Ada Colau presentó la entrada en funcionamiento de Barcelona Energia, los ecologistas pusieron el grito en el cielo al contemplar cómo en sus planes iniciales estaba la utlización de energía proviniente de la incineradora del Besòs --gestionada por la empresa pública Tersa--. Ante las críticas desde fuego amigo, la alcaldesa dio marcha atrás y se comprometió a no utilizar energía de Tersa.

El concejal de Presidencia y Energía, Eloi Badia, aseguró el pasado noviembre que Barcelona Energia no generaría ningún kilowatio, sino que se dedicaría sólo a comercializar energía, es decir, a comprarla en el mercado energético. Y es que la única empresa municipal con capacidad de producir energía como para abastecer Barcelona Energia es Tersa a través de energía provinente de la incineradora. Además, los comunes afirmaron que sólo comprarían energía que contara con los certificados verdes.