Menú Buscar
Los candidatos de PP (Pablo Casado), Podemos (Pablo Iglesias), PSOE (Pedro Sánchez) y Albert Rivera (Cs) posan para los medios antes del segundo debate electoral televisivo para el 28A / EFE

La situación de Cataluña pierde peso en el segundo debate televisivo de candidatos

El independentismo no tiene la presencia ni la intensidad prevista en el coloquio y Sánchez, Casado, Rivera e Iglesias no aportan novedades en este ámbito

24.04.2019 00:36 h.
9 min

La cuestión del independentismo catalán ha tenido menos presencia de la prevista en el segundo debate televisivo de los candidatos a las elecciones generales del 28A, celebrado este martes en Atresmedia.

A pesar de que el procés ha aparecido muy pronto en el coloquio, el tema ha ocupado mucho menos tiempo que en el primer debate, 24 horas antes, y ha generado choques de menor intensidad entre Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Casado (PP), Albert Rivera (Cs) y Pablo Iglesias (Podemos).

Sin novedades

Ninguno de los cuatro candidatos ha planteado propuestas novedosas para afrontar la crisis del nacionalismo catalán y se han limitado a mantener las posiciones ya conocidas.

Casado y Rivera han atacado a Sánchez por acercarse a los independentistas a cambio de sus votos, y este se ha defendido negando cualquier pacto con ellos, mientras que Iglesias se ha matenido tan al margen como le ha sido posible en este ámbito.

Cordones sanitarios y Otegi

Nada más comenzar, y preguntado sobre un posible pacto con Cs, Sánchez ha apostado por los “progresistas”, ha apuntado que "no entra" en sus planes pactar con un partido que le ha puesto un "cordón sanitario", ha tildado a la formación de naranja de “derecha” y ha criticado su acercamiento a la “ultraderecha”. A continuación, Rivera ha justificado su negativa a rechazar a Vox porque el PSOE gobierna y quiere seguir haciéndolo “con los que quieren liquidar el país”, en referencia a los secesionistas. Y ha tendido la mano al PP, “a los otros constitucionalistas”.

Casado ha aprovechado la situación para tildar a Sánchez de “muñeca matrioska” en la que dentro están ERC, JxCat y Bildu, con los que está dispuesto a ceder “indultos” y un “referéndum” independentista. “Nunca han mandado tanto los independentistas y los batasunos como ahora”, ha añadido. Y le ha advertido de que tenga cuidado con Arnaldo Otegi, que ha ofrecido sus votos al PSOE, ya que es “un experto en secuestrar". Iglesias se ha desmarcado de este enfrentamiento y se ha limitado exigir a Sánchez que “diga que descarta” un gobierno con Cs.

"No he pactado con los independentistas"

También en el bloque de empleo ha aparecido el debate sobre Cataluña y al final de su primera intervención Sánchez se ha querido desmarcar de los nacionalistas. “Que quede claro desde el principio del debate: yo no he pactado con los independentistas, es mentira, es falso. Podrán repetir mil veces una mentira pero falso es falso, no es no y nunca es nunca”, ha dicho Sánchez.

Esto ha generado la réplica airada de Rivera y Casado. “Todo el mundo ha visto que usted ha pactado con los independentistas”, ha contestado el popular, que ha acusado al presidente del Gobierno de “llamar mentirosos a los demás cuando el que más miente es el”.

El líder de Cs también ha acusado a Sánchez de mentir --para lo que ha recordado el episodio de su tesis doctoral entregándole una copia del texto, mientras el presidente le ha dado un libro del líder de Vox, Santiago Abascal-- y ha insistido en que “pactó con los independentistas la moción de censura”. “Es una tomadura de pelo”, ha insistido, y le ha preguntado si “lo de Pedralbes fue un picnic”, en referencia a su reunión con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, en diciembre en Barcelona.

Este cruce de acusaciones ha elevado el tono de crispación del debate y ha finalizado con el reproche de Iglesias lamentando “que se hable de Torra” en un bloque dedicado al empleo.

Iglesias defiende un referéndum independentista

Tras un prolongado tramo dedicado a pensiones, impuestos, vivienda, aborto, eutanasia, inmigración, violencia machista, educación --Casado y Rivera se han comprometido a garantizar que el español sea “lengua vehicular” escolar en todo el país, junto a las lenguas autonómicas, y a evitar el “adoctrinamiento escolar” con la inspección educativa-- y sanidad, el debate ha afrontado la política territorial.

Preguntado sobre el referéndum independentista en Cataluña que propone Iglesias, el líder de Podemos ha justificado su propuesta porque España “es un país plurinacional” y hay una “realidad compleja”. Así, ha reclamado “empatía” y “capacidad de escucha” porque “España tiene muchas identidades”.

"El candidato de los enemigos de España"

Casado ha señalado que Sánchez es “el candidato favorito de los enemigos de España”, Jordi Sánchez, Junqueras y Otegi, “lo que le incapacitaría como un candidato fiable”. También le ha reprochado la defensa de los indultos a los independentistas encausados por el procés parte de algunos dirigentes socialistas, así como aceptar la “mediación internacional” exigida por Torra. “Usted es un peligro público para España”, ha sentenciado.

Rivera ha acusado a Sánchez de ser “el candidato del terrorista Otegi”, ha asegurado de que “muchos socialistas se avergüenzan” de Sánchez y ha asegurado que “con Sánchez estaremos en manos de Puigdemont y Torra cuatro años más”.

Sánchez: "No habrá independencia ni referéndum"

Sánchez ha insistido en que la moción de censura se debió a la corrupción del PP y no a pactos con los independentistas. Y ha sacado una imagen del PP, Cs y Bildu votando lo mismo en el Congreso. Sánchez ha rechazado la independencia, ha defendido el “autogobierno” y ha propuesto dialogar para recuperar la convivencia en Cataluña. “No va a haber ni independencia, ni referéndum, ni quiebra de la Constitución española y vamos a dialogar dentro de la Constitución”, ha añadido.

Iglesias ha pedido “mesura” en esta cuestión, ha acusado al PP de “sobreactuar” y ha subrayado que “lo de Cataluña se va a resolver con diálogo” y “negociando”. El dirigente de Podemos ha matizado que los enemigos de España son cuestiones como la corrupción. Y ha recordado que el PP ha pactado con CiU y con el PNV.

“El PP es el antídoto contra el separatismo”, ha asegurado Casado para acabar su intervención en este ámbito. Y ha advertido del riesgo de los pactos de Sánchez con el independentismo. Mientras que Rivera ha finalizado advirtiendo de que es “un peligro” que Sánchez pacte con los independentistas y “nos venda a todos”.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información