Menú Buscar
Una foto del balcón de la casa de Miguel Ángel Bastenier, atacada el pasado fin de semana a pedradas

Miguel Ángel Bastenier: el blanco fácil de los independentistas

El sábado pasado, el concejal de Ciudadanos en Sitges recibió una pedrada en el balcón de su casa, un acto que se suma a las múltiples acciones intimidatorias que ha sufrido en los últimos años

6 min

Miguel Ángel Bastenier es concejal de Ciudadanos en Sitges (Barcelona), un pueblo costero conocido en todo el mundo por su ambiente cosmopolita y abierto, sobre todo en el ámbito de la libertad y la diversidad sexual. Sitges ha sido un pueblo de acogida de mucha población extranjera proveniente de otros puntos de Europa, atraídos por su microclima y por la belleza de su entorno.

El sábado pasado, mientras Bastenier cenaba fuera con unos amigos, recibió una llamada de su madre para alertarle de que alguien había arrojado una piedra de grandes dimensiones contra su casa y había roto uno de los cristales del balcón que da a la calle. Él no dudó ni un segundo en que la acción tenía una motivación política. Su balcón está decorado con diversas banderas de España y con el número 155, un hecho que incordia a algunos independentistas del pueblo. El suceso fue denunciado ante la Policía Local, que puso el caso en manos de los Mossos d’Esquadra.

Tres ataques en una semana

Pero esta no es la primera vez que el concejal de Cs se siente amenazado por el independentismo. En una semana ha recibido tres ataques diferentes: hicieron una pintada cerca de su casa donde le llamaban “carahuevo”, recibió diversos insultos y amenazas por parte de un individuo que grabó con su teléfono móvil y finalmente la pedrada, el más grave de todos ellos.

En declaraciones a este medio, Bastenier --familiar del laureado periodista de El País recientemente fallecido-- afirma que los insultos, las miradas de odio y otras acciones intimidatorias han sido constantes desde que llegó al ayuntamiento, en 2011. Así, por ejemplo, ha visto como su moto aparecía con el sillín rajado en más de una ocasión, con las ruedas pinchadas o con múltiples rayadas en el chasis de la misma.

Una foto de la moto rayada de Bastenier, concejal de Ciudadanos

Una foto de la moto rayada de Bastenier, concejal de Ciudadanos

Planeaban propinarle una paliza

“En una calçotada, un amigo mío independentista escuchó como estaban preparando una paliza contra mí, que sabían mis horarios, dónde vivía y dónde aparcaba la moto”, explica Bastenier. Un hecho que el concejal puso en conocimiento de los dirigentes de su partido y de los Mossos d’Esquadra.

Aun así, Bastenier señala que no tiene miedo, a pesar de que ha notado un aumento de la crispación y la tensión en Sitges, un hecho impensable hace tan sólo unos años y que achaca a la frustración de los independentistas. “Lo que realmente me preocupa es que esto sea un aperitivo de lo que esté por llegar”, sentencia el concejal.

Insultos homófobos

Bastenier es calificado por sus adversarios como un “españolista”, “fascista”, o “provocador”, unos calificativos recurrentes en las redes sociales, donde los independentistas utilizan el anonimato para lanzar toda clase de improperios contra el edil. Incluso algunos han proferido comentarios homófobos por su condición sexual, algo que él lleva con orgullo. Sobre esta cuestión, Bastenier relata una escena desagradable que tuvo que sufrir mientras cenaba con una amiga en un restaurante. En él, un hombre se sentó en una mesa cercana y, al identificarlo, empezó a “hacer gestos obscenos simulando una felación”.

Salta a la vista el motivo por el cual Bastenier despierta tanta rabia y odio entre los sectores independentistas. De los tres concejales de Ciudadanos que entraron por primera vez en el consistorio de Sitges, él ha sido quien ha tratado de liderar la batalla discursiva y simbólica contra el procés. Su casa, su moto, e incluso su vestimenta están decoradas con banderas de España, con emblemas de Ciudadanos o de Tabarnia.

Piedra que utilizaron para romper el cristal de la casa de Bastenier, concejal de Ciudadanos

Piedra que utilizaron para romper el cristal de la casa de Bastenier, concejal de Ciudadanos

"Perder el miedo"

“Primero de todo no me escondo porque es una obligación moral. Y segundo, llevo todas estas insignias constitucionales no tanto porque a mí me apetezca llevarlo, ya que por moda no lo haría; el objetivo que tiene todo esto es que cuando te cruzas con alguien por la calle, vea que no hay ningún problema con llevar la bandera de tu país. Esto resta el miedo que ha callado a tanta gente y que se va perdiendo poco a poco. Para mí verdaderamente esto es lo esencial y esta es la razón por la que tengo dos banderas constitucionales y el 155 en mi balcón”, subraya el concejal.

Por todo ello, Miguel Ángel se ha convertido en el blanco fácil de los independentistas de este pueblo costero, que antaño abanderó la aceptación incondicional de cualquier persona independientemente de su condición o preferencia sexual.