Menú Buscar
Jaume Asens, testigo en el Tribunal Supremo

Asens dice que el equipo de Colau hizo "un llamamiento a la desobediencia civil" el 1-O

El ex teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona ha asegurado ante el Supremo que pudo acceder al Departamento de Economía gracias al pasillo de voluntarios

13.05.2019 19:06 h.
4 min

El exteniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Asens, ha afirmado ante el Tribunal Supremo que desde el Ejecutivo local hiceron "un llamamiento a la desobediencia civil el 1-O". El futuro diputado de Podem en el Congreso de los Diputados ha realizado esta aseveración tras la pregunta del abogado de Jordi Cuixart, Álex Solà, respecto a si se hizo un llamamiento "a votar": "Sí, yo y mi formación. Los derechos de la ciudadanía estaban vigentes y más que un referéndum, aquello era una movilización con apariencia de referéndum. Por eso llamamos a participar", ha matizado. 

El hombre de confianza de Pablo Iglesias en Cataluña también ha dicho que el Consistorio no tuvo constancia de que se produjeran otros daños más allá de los desperfectos en los vehículos de la Guardia Civil durante la protesta del 20 de septiembre de 2017 ante la Consellería de Economía y ha explicado cómo pudo acceder al interior del edificio público gracias al pasillo de voluntarios que se conformó con la participación de Jordi Cuixart y Jordi Sánchez. De acuerdo con el testimonio de Asens, esa jornada estuvieron "en estado casi de shock".

"Una protesta finalista"

A este respecto, el juez Marchena ha reprochado tanto al letrado Solà como al testigo los juicios valorativos en las respuestas. Y es que Asens, para desvincular la protesta como un elemento clave para la rebelión, ha sostenido que era una manifestación "finalista" y que, en consecuencia, "no se quería conseguir otro objetivo", en refencia velada de que la protesta estuviera orquestrada e integrada a un plan para subvertir el Estado de Derecho. 

Así como la protesta del 20S, el dirigente de Podem también ha confinado la votación del 1-O a un mero ejercicio de participación política. A la pregunta de Solà de si tenía conocimiento del auto del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) para ordenar a los cuerpos policiales que impidieran la apertura de los centros, ha contestado que recibieron "un decreto de la Generalitat para preprarar el referéndum. Luego nos llegó una suspensión a través de la Delegación de Gobierno". "Entonces sabíamos que el reférendum estaba amparado como derecho de reunión, de manifestación", ha concretado.

Su presencia en los colegios

Asens representa el alma independentista de la formación de extrema izquierda. Su testimonio, además, ha contribuido a desligar la ocupación de los colegios electorales el día previo a la votación como "actividades independenties al referéndum: "Fui la noche anterior, visité cinco o seis escuelas y vi que no había urnas ni material electoral por lo que entendimos que eran actividades independientes al referéndum". Asimismo, ha acusado a las fuerzas de seguridad del Estado de haber "disparado bolas de goma a distancias indebidas" y ha tildado las cargas policiales de "desproporcionadas".

Pese a que el Ayuntamiento de Barcelona no formaba parte de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), el ex teniente de alcalde de la capital catalana ha explicado que, aunque no se adhirieron a esta entidad, sí decidieron "dar apoyo a la celebración del 1-O".

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información