Menú Buscar
Artur Mas, entrevistado en Catalunya Ràdio / @maticatradio

Artur Mas insiste en la vía unilateral hacia la independencia

El expresidente de la Generalitat no quiere adelantar elecciones en Cataluña para "no poner en riesgo" su mayoría parlamentaria

22.11.2018 14:09 h.
6 min

Artur Mas no renuncia a la vía unilateral para declarar la independencia de Cataluña. El expresidente de la Generalitat ha asegurado este jueves que, aunque no es su opción preferida, porque no la ve viable para "ganar" ahora, tampoco hay razones para descartarla.

"Yo, que soy poco partidario de utilizar la vía unilateral, le digo que, cuando se juega una partida tan larga, no se tiene por qué renunciar de entrada a ninguna de sus posibilidades de presente o de futuro", ha manifestado en declaraciones a Catalunya Ràdio.

"La DUI era simbólica"

Mas ha vuelto a reconocer que la declaración de independencia del 27 de octubre de 2017 se basó en un engaño: "La declaráramos cuando la declaráramos, la DUI podía ser un gesto simbólico, pero las consecuencias no serían una independencia efectiva en ese momento". Y ha recordado que los presidentes de ANC y Òmnium, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, entraron en prisión días antes de esa fecha, acusados por el asedio al registro ante la Consejería de Economía y el referéndum ilegal del 1-O. Razón por la cual cree que "no se ha de renunciar a la vía unilateral, aunque soy consciente de que no nos llevará a ganar".

El expresidente de la Generalitat ha lamentado el fallo que le obliga a pagar cinco millones de euros por el coste del referéndum secesionista del 9 de diciembre de 2014, pagado en su día con fondos públicos. Y argumenta que, de esos cinco millones, "prácticamente tres son de ordenadores" que luego se reutilizaron para otros usos. "De momento, tenemos los pisos embargados", se ha quejado.

Temor al Tribunal de Cuentas

En este sentido, Mas está convencido de que a los líderes independentistas implicados en el 1-O también serán investigados por el Tribunal de Cuentas, en base a "denuncias que les harán e intentaran perseguir sus bienes particulares", como le ha ocurrido a él.

Mas ha desvelado que visita a los políticos independentistas en prisión preventiva varias veces al mes, algo que volverá a hacer este mismo jueves. Dos de los dirigentes con los que ha mantenido encuentros recientemente son los republicanos Oriol Junqueras y Raül Romeva, con quienes habló de su situación personal por el fallo del 9-N, del juicio por el 1-O y de la "estrategia jurídica a seguir", además de la "situación general" de Cataluña.

Elecciones, ni en pintura

En opinión de Mas, la "reacción" a unas hipotéticas sentencias condenatorias "no debe ser convocar elecciones" anticipadas en Cataluña, ya que el independentismo ya consiguió "la mayoría" parlamentaria en los comicios del 21 de diciembre, y no tiene "por qué ponerla en riesgo".

Mas no pierde el optimismo y cree el juicio por el 1-O supone una "oportunidad" para el soberanismo porque le permite lanzar un "mensaje" interno y al "exterior" sobre "cómo actúa el Estado español". En su opinión "es una ocasión para labrar en favor del proyecto soberanista".

La 'Crida' y la lista unitaria

Asimismo, ha vuelto a abogar por su idea de que todos los partidos nacionalistas se unan a los postconvergentes para concurrir juntos a las elecciones, como ya ocurrió en 2015 antes de ser elegido por última vez presidente de la Generalitat. Y ha defendido a la Crida Nacional per la República encabezada por Carles Puigdemont como la herramienta idónea para ello.

Según Mas, la Crida "debería ser la casa grande del soberanismo", donde se agrupasen "sensibilidades, voluntades y estrategias diferentes bajo un paraguas común". Algo que le gustaría que se tradujera en la confección de una lista independentista lo más unitaria posible en las municipales y, más en concreto, en Barcelona. Una candidatura "con potencial ganador", en la que ya trabajan la Crida y el PDeCAT, y que debería quedar predefinida "de aquí a final de año".

"Curo heridas"

Los impulsores la iniciativa se encuentran en "fase de negociación" para ver cómo suman fuerzas en el proyecto. Aunque él no podrá tener un papel destacado por ahora al estar inhabilitado por el 9-N.

Mas lamenta su inhabilitación. Y lo ha hecho poniendo un curioso símil: "Antes era el timonel, estaba al frente (de CiU) y durante unos años piloté la nave. Ahora hago de médico de la tripulación. Voy en el barco, pero escucho y curo heridas.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información