Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El coordinador nacional de ERC y candidato a la investidura, Pere Aragonès, y el secretario general de Junts per Catalunya, Jordi Sanchez (d), durante la comparecencia conjunta para explicar el acuerdo para formar un gobierno de colación / EFE

Aragonès presidirá un “gobierno fuerte” e “indelegable”, en alusión a Puigdemont

El candidato republicano y Jordi Sànchez formalizan un acuerdo para “mirar a la cara a la represión del Estado” y que “no defraudará” a quienes votaron a favor de la independencia el 14F

4 min

Pere Aragonès ha asegurado que presidirá un “gobierno fuerte” que “no defraudará” a quienes votaron a favor de la amnistía, la autodeterminación y la república catalana. Un gobierno basado en la "confianza y la lealtad mutua", así como “indelegable e insustituible”, en alusión al debate sobre el papel que debe ejercer Carles Puigdemont desde el Consejo para la República que había encallado las negociaciones.

Aragonès y Sànchez han comparecido ante los medios para explicar el acuerdo alcanzado este fin de semana entre Junts per Catalunya (JxCat) y ERC, que contempla un gobierno de coalición con 14 consejerías repartidas al 50%.

Aragonès asegura que se respetará que la Presidencia es "insustituible" / EP

Agenda transformadora

"Tenemos acuerdo para impulsar el nuevo gobierno republicano. Hemos tardado demasiado tiempo”, ha admitido el candidato republicano, “pero somos un país plural y diverso y no es fácil. Hemos evitado una repetición electoral y hemos logrado un gobierno fuerte, comprometido con la independencia y las políticas progresistas”.

Las prioridades, ha dicho el candidato republicano, son impulsar "una agenda transformadora en el ámbito social y económico" y “hacer valer el 52% de los votos logrados para hacer efectivos la amnistía y la autodeterminación”.

Confrontación

El pacto entre JxCat y ERC, ha dicho el candidato, consolida el acuerdo de mínimos que, la semana pasada, firmaron ambas formaciones con la CUP, donde se habla de "confrontación democrática" y diálogo. Un pacto que, afirma Aragonès, respeta las “funciones indelegables e insustituibles” del presidente y del gobierno catalán --en alusión a Puigdemont--, y el compromiso con los antisistema de "monitorizar periódicamente" la acción de gobierno --cuestión de confianza a los dos años de mandato--. Una “nueva etapa radicalmente inconformista y transformadora”, ha resumido Aragonès.

Por su parte, Jordi Sànchez se ha mostrado convencido de que el acuerdo permitirá hacer efectivo el derecho a la autodeterminación. El elemento fundamental, ha dicho, ha sido “la voluntad de construir una estrategia plural, pero sólida, para avanzar en el camino hacia la independencia”.

“Se equivocan quienes nos quieren divididos y dicen que fracasaremos. Sus miradas son partidistas. Estamos comprometidos a avanzar en la consecución de una Cataluña independiente en forma de república. Miraremos al Estado de cara, aguantando la represión española. No les defraudaremos”, ha dicho Sànchez. Ha asegurado que el Consejo para la República nunca quiso tutelar al futuro Govern.