Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Comparecencia del presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, junto al Govern tras los indultos a los presos del 1-O / EUROPA PRESS

Aragonès exige el referéndum y el fin de la represión tras los indultos

El presidente catalán afirma que la medida de gracia supone el reconocimiento de "condenas injustas" y que la negociación debe llevar a la amnistía y la autodeterminación

3 min

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, considera que los indultos concedidos por el Gobierno a los presos independentistas supone el reconocimiento de que las "penas fueron injustas" y, aunque defiende la negociación y el diálogo, cree que estos deben llevar a la amnistía y la autodeterminación. Por todo ello, ha exigido que el Estado "acabe con la represión" y ha proclamado que "es la hora del referéndum".

Aragonès, rodeado de los miembros de su Govern, ha pronunciado una declaración institucional en la galería gótica del Palau de la Generalitat tras confirmarse la aprobación de los presos del procés en el Consejo de Ministros celebrado hoy. Ha recordado que los dirigentes independentistas han pasado "tres años privados de libertad injustamente" pues "no cometieron ningún delito". Por ello, saldrán de la cárcel --se considera que su liberación será inminente-- "con la cabeza bien alta y la voluntad de construir una república catalana". Ha hecho un llamamiento a "respetar la voluntad popular para resolver el conflicto", pues, el pasado 14 febrero, "el independentismo superó el 50% de los votos" en las elecciones catalanas.

Diálogo y negociación

"Diálogo, negociación y acuerdo. Por eso, es la hora de la amnistía y la autodeterminación, de un referéndum que reúne apoyos mayoritarios. El Govern hará todos los esfuerzos necesarios en esta etapa de negociación en la que la política debe resolver el conflicto", ha añadido.

A su juicio, "el Gobierno reconoce con esta medida (indultos) que las condenas fueron injustas, pero no acaba con la represión de quienes defienden la república catalana, no acaba con la inhabilitación de los dirigentes ni acaba con el exilio. No resuelve la causa general contra el independentismo". "Seguimos determinados a conseguir la amnistía y la autodeterminación. Exigimos al Estado que retire las demandas de extradición y cese toda la represión. Es hora del referéndum pactado con aval internacional", ha sentenciado Aragonès.