Menú Buscar
Quim Torra, presidente de la Generalitat de Cataluña, tomándose la temperatura en el Parlament / CG

La Generalitat externaliza a Ferrovial el rastreo de casos de Covid-19

El Gobierno catalán concede 'a dedo' a la cotizada un contrato de 18 millones para seguir los contactos de los contagiados en la región

4 min

Lo hará Ferrovial. La Generalitat de Cataluña ha externalizado a la cotizada que comanda Ignacio Madridejos el rastreo de los casos positivos de SARS-CoV-2 en la región. El Gobierno catalán ha concedido sin concurso, a dedo, un contrato por la vía de urgencia por valor de 17,7 millones de euros a una filial del grupo. La licitación se centra en el seguimiento de los contactos de los contagiados en al autonomía, que se hará mediante una aplicación de móvil.

Según ha avanzado El Confidencial, el Ejecutivo que comanda Quim Torra confiará en Ferroser, una filial de Ferrovial, para hacer el "servicio de seguimiento de los contactos positivos mediante scouts". Los scouts, por exploradores en inglés, es personal técnico que vigilará que interacciones ha tenido un ciudadano contagiado en la autonomía. Estos trabajadores lo harán con la ayuda de una aplicación de contact tracing, que, mediante el sistema Bluetooth de los teléfonos móviles, es capaz de detectar con quién ha estado en contacto el positivo.

Salud defiende el sistema

Preguntada por la cuestión, la Consejería catalana de Salud ha admitido que ya tiene lista una aplicación para móviles que tratará de mapear la pandemia en el territorio. Lo hará mediante la participación voluntaria de los ciudadanos, que se descargarán la app, se acreditarán y "podrán controlar su estado de salud sin tener que salir de casa", según el Departamento que comanda Alba Vergés. Ello, indica el equipo de la consellera, permitirá "seguir el confinamiento" e "impedir el tensionamiento de los servicios sanitarios".

Pero, ¿para quién está diseñado el programa? Según la Generalitat, la app está dirigida a personas que "tienen algún síntoma específico de Covid-19", la infección que causa el virus SARS-CoV-2. Una vez la persona se da de alta en el sistema, el Departamento de Salud lo colocará en el mapa y rastreará sus movimientos. Lo hará el Sistema de Emergencias Médicas (SEM), la empresa pública que depende del Sistema Catalán de Salud (CatSalut) y que dirige el polémico doctor Antoni Encinas.

Segunda polémica de Ferrovial

En esencia, el sistema que propone la Generalitat de Cataluña, vehiculará el SEM y apoyará Ferrovial de forma externalizada, es muy similar al ya implementado en Corea del Sur, China, Rusia, Francia, Italia y Noruega. Por el contrario, expertos en privacidad han alertado de la quiebra total de la privacidad de estos sistemas de lucha contra la pandemia. De hecho, el Govern ya rechazó una versión reforzada del contact tracing mediante semáforos ciudadanos que propuso el epidemiólogo Oriol Mitjà, asesor del president Quim Torra.

La nueva versión que rebaja la intensidad del rastreo de casos de Covid-19 en Cataluña tiene, no obstante, otro elemento polémico. Y es que es la segunda vez que Ferrovial se coloca en la diana pública por sus contactos externalizados en salud en Cataluña. La cotizada ya encajó críticas por cobrar las llamadas al teléfono 061, la puerta de entrada al sistema sanitario. El dial se colapsó durante el primer envite del coronavirus en marzo. Finalmente, el Govern rectificó y decretó la gratuidad de la línea ante la avalancha de llamadas.