Menú Buscar
La CUP anuncia que no comparecerá ante las citaciones de la fiscalía

Anna Gabriel: "Esto es un pulso y va de quién aguanta un segundo más”

La diputada de la CUP advierte a Puigdemont de que como les han dejado al margen de la organización del referéndum exigirán su celebración

3 min

“Esto es un pulso y esto va de quién aguanta un segundo más, y tenemos que aguantar nosotros”. Así de clara se ha expresado la actual líder de la CUP en el Parlament, Anna Gabriel, sobre la tensión política que se vive en Cataluña.

Afirma que la responsabilidad de permitir la votación del referéndum es exclusivamente del Govern de la Generalitat y explica que la formación antisistema se ha ofrecido a JxSí para lo que sea necesario e ir más allá en su compromiso con el 1-O y trabajar intensamente en la logística. Hecho que les llevaría a incurrir en los delitos de desobediencia, prevaricación y malversación de caudales públicos.

La CUP considera que los impedimentos legales a la organización de la votación son “imposiciones” del Estado que se deben desobedecer.

Puigdemont les deja al margen

Lamenta en una entrevista a Europa Press que el Ejecutivo de Carles Puigdemont haya declinado su colaboración. “No estamos en la reunión logística del referéndum porque no nos quieren allí”. Eso no les ha impedido trasladar toda la información que habían preparado para organizar la consulta.

Ideas y estratégicas que los antisistema habían esbozado “en base a este escenario que tiene lugar”. PDeCAT y ERC les comunicaron que ese no era su trabajo como grupo parlamentario, según el relato de Gabriel. Por ello considera que está en posición de exigirles que garanticen el 1-O.

Advertencias al Govern

Advierte de que si finalmente no se celebra el referéndum, darán a conocer las medidas que habían preparado para poner las urnas. "Si llegase el momento en que nos dijeran que colapsamos porque no se ha podido garantizar la logística, nosotros podremos demostrar que habíamos advertido de que esto podía suceder y que habíamos puesto sobre la mesa propuestas para desbordar todas las prohibiciones y todos los impedimentos".

Gabriel avisa que el “famoso referéndum o referéndum” lo pronunció el presidente de la Generalitat en el debate de política general de octubre de 2016 y que eso le dejaba margen suficiente para preparar todos los escenarios. Incluso “desdibujar” la confrontación con el Estado.

Ahora "sólo queda una cosa por hacer: ya no esperar a que el Govern haga, sino exigir que el Govern ejecute", sentencia.