Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Alejandro Fernández, presidente del PPC en el Parlament / CG

Alejandro Fernández (PP) cuestiona un tándem electoral con Cs en Cataluña

El barón popular aleja una alianza con la formación naranja en las próximas elecciones autonómicas

3 min

¿Adiós a un 'Cataluña Suma'? El presidente del PP catalán, Alejandro Fernández, ha expuesto este miércoles ante la plana mayor de su partido sus reparos acerca de una coalición electoral con Cs en Cataluña.

A su entender, la formación naranja ha iniciado un giro ideológico que podría desorientar a los votantes en las próximas elecciones autonómicas. Su argumento ha abierto un debate durante la comida que el líder popular, Pablo Casado, ha mantenido con sus barones territoriales tras la reunión del Comité Ejecutivo Nacional para analizar los resultados de las elecciones gallegas y vascas.

Feijóo se alinea con el PP catalán

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha compartido las tesis de Fernández, aunque que desde la dirección nacional alegan que todavía no hay una decisión tomada y que están dispuestos a "escuchar" cuál es el planteamiento que hace Cs.

Ante la posibilidad de que se convoquen pronto elecciones en Cataluña, Fernández ha señalado que el acercamiento de Cs al Gobierno --apoyando al Ejecutivo de Pedro Sánchez para salvar las prórrogas del estado de alarma y abriéndose a negociar los Presupuestos Generales del Estado-- dificulta la coalición PP-Cs en esta comunidad.

"Tormenta de ideas"

La intervención de Alejandro Fernández ha provocado una "tormenta de ideas", en palabras de uno de los asistentes, que ha llevado a cada uno de los barones a exponer cómo es la relación con el partido naranja en sus respectivos territorios.

En las recientes elecciones en el País Vasco, la coalición de PP y Cs encabezada por Carlos Iturgaiz no ha ayudado mantener los nueve escaños que los populares lograron en los comicios de 2016, sino que han retrocedido hasta los cinco asientos, si bien el PP confía en lograr el sexto con el voto del extranjero. Si eso ocurre, el partido que preside Inés Arrimadas --que hasta ahora no tenía representación en Euskadi-- lograría dos escaños, el que ya tiene en Álava y el que podría lograr por Vizcaya si al final no queda en manos de Bildu.