Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, durante el pleno municipal del miércoles / EFE

La valoración de Colau se desploma a mínimos históricos

BComú, cuya líder logra la peor puntuación desde que alcanzó la alcaldía en 2015, ganaría a ERC en unas municipales si se celebraran hoy

3 min

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, logra la peor valoración vecinal desde que alcanzara la alcaldía en 2015. Lo atestiguan los datos del Barómetro semestral del ayuntamiento, presentado hoy jueves, 24 de diciembre. 

Según la cata demoscópica, los 4,3 puntos sobre 10 de nota media que recaba la edil son su peor calificación desde que alcanzó la jefatura de corporación en 2015. Desde entonces, Colau jamás había logrado una puntuación tan baja: su peor rating lo alcanzó en noviembre de 2019, con 4,7 puntos 10 diez. 

Por detrás de Maragall, Collboni y Artadi

El suspenso que dan los barceloneses a la gestión de Colau sitúa a la también líder de BComú por detrás de otros dirigentes políticos municipales. El republicano Ernest Maragall (5,2), el socialista Jaume Collboni (4,7) y Elsa Artadi (4,4), de Junts, superan en aprobación a la primera electa. 

En la serie histórica, la valoración a la baja de la alcaldesa de Barcelona queda lejos de sus mejores puntuaciones, de 5,4 puntos sobre 10, un aprobado, que alcanzó Colau en junio de 2018 y mayo de 2016. 

BComú y ERC, en empate técnico

Quizá por el malestar con la gestión de la edil y su equipo, el partido de la alcaldesa, BComú está en empate técnico con ERC si las elecciones municipales se celebraran hoy. Los comunes presentan una intención directa de voto del 12,2, frente a los 12 enteros de los independentistas. Ambos partidos caen con respecto al último Barómetro de julio de este año, cuando el 13,1% de los encuestados aseguró que votaría a ERC y otro 13,9%, a BComú. 

Por detrás de ambos partidos se mantiene el PSC, con 8,3 puntos de intención de voto, un punto menos que en julio. Ciutadans dobla simpatía ciudadana (de 1,1 en julio a 2,2 ahora), mientras que Junts per Catalunya pierde apoyos: del 4,2 en intención de voto cinco meses atrás a 3,5 puntos ahora. El PP se consolida (de 0,6 a 1,1 en cinco meses), mientras que la CUP gana intención de voto, pasando del 3,1 en julio a 3,6 en diciembre.