Menú Buscar

Titot y su pandilla

Ramón de España
4 min

La música pop y el patriotismo nunca se han llevado muy bien. El pop patriótico, pues, sería todo un oxímoron. En Estados Unidos está reservado al sector más lamentable del country & western, en Europa es pasto exclusivo de ciertas bandas fascistas de heavy metal absolutamente irrelevantes, y en España no hay novedades en el género desde los años 60, cuando se grabó Gibraltar español, de José Luis y su guitarra. En Cataluña, por el contrario, el pop patriótico goza de buena salud, gracias en gran parte al inefable Francesc Ribera, alias Titot, concejal de la CUP en el Ayuntamiento de Berga y líder del grupo Brams, del que lo mejor que se puede decir es que su nombre es de una sinceridad digna de aplauso (Brams quiere decir Berridos; no es que a Titot le guste Brahms pero no sepa deletrear su apellido, que igual también).

A pocos días de la nueva Diada de la Marmota, el animoso Titot se ha puesto en plan Bob Geldof y se ha marcado su particular versión de Do they know it´s Christmas? en compañía de otros patriotas pop de piedra picada

A pocos días de la nueva Diada de la Marmota, el animoso Titot se ha puesto en plan Bob Geldof y se ha marcado su particular versión de Do they know it´s Christmas? en compañía de otros patriotas pop de piedra picada. Endevant les atxes se llama la cosa, y da una mezcla de pena y risa muy lograda. No busquen a ningún músico digno porque no lo encontrarán: ni rastro de algún miembro de Mishima, Manel ni nada parecido. Los amigos de Titot militan todos en el agropop local, aunque más cerca de Zapato veloz o El Koala que de No me pises que llevo chanclas, que tenían su mérito: Els Catarres (tres de Aiguafreda que van de chispeantes y bulliciosos, pero no tienen maldita la gracia), Pepet i Marieta y algunas glorias más de procedencia rural cuyos nombres ya he olvidado. Todos en plan We are the world, we are the children, pero en versión independentista y comandados por el gran Titot, el hombre que tuvo la desfachatez de tildar a Duran Lleida de “calvo de mierda” teniendo la sesera igual de despoblada (por no hablar de la prestancia de cada uno: Duran puede pasar por un mayordomo de casa buena, pero Titot, como diría mi difunta abuela, sembla un tocinaire).

Endevant les atxes es, además de una canción infame, una traición a los principios del rock and roll, que nació para poner el mundo patas arriba y enfrentarse a todos los conceptos rancios que hasta entonces se consideraban sagrados. Sumarse a lo que se lleva, apuntarse a lo políticamente correcto y hacer indirectamente la pelota a los políticos es lo menos rockero que hay, por mucha camiseta, sombrerito y pendiente que se luzca. Puede que haya quien vea en el videoclip de Endevant les atxes una imagen de la nueva Cataluña, pero yo solo veo a una pandilla de conformistas de pueblo ciscándose en lo más noble de la música que creen representar.

Artículos anteriores
¿Quién es... Ramón de España?
Ramón de España

Ramón de España (Barcelona, 1956). Autor de nueve novelas y una docena de ensayos, ascendió de las covachas del underground (Disco Exprés, Star, a finales de los 70) hasta los palacios del 'mainstream' (El País, donde colaboró ampliamente en los 90). Actualmente ejerce de columnista habitual en El Periódico de Catalunya y el semanario Interviú. Escribió y dirigió un largometraje en 2004, 'Haz conmigo lo que quieras', y aunque lo nominaron a los Goya, esta sociedad hostil no le ha dejado volver a ponerse detrás de una cámara (pero él insiste). Sus recientes ensayos sobre el 'prusés' y sus circunstancias, El manicomio catalán (2013) y El derecho a delirar (2015), lo han convertido en un personaje de referencia de la disidencia irónica.