Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de la Generalitat en funciones, Pere Aragonès / EFE

Pere Aragonès

1 min

Otro año perdido más en Cataluña en el plano político. El Govern independentista no se ha atrevido a mantener la convocatoria de elecciones autonómicas en la región, postergándolas ahora hasta el 30 de mayo con el pretexto de la pandemia de coronavirus. Un argumento que flojea si se tienen en cuenta muchas de las incoherencias del Ejecutivo catalán --actualmente presidido de forma provisional por Pere Aragonès (ERC)-- para intentar contenerla en las últimas semanas: desde su incomprensible petición --aceptada por el Gobierno-- de permitir que se ampliara el límite máximo en las reuniones familiares navideñas de seis a diez personas hasta la más reciente de intentar que los niños puedan irse a esquiar a finales de enero durante la semana blanca en las escuelas, tal y como ha admitido el conseller Ramon Tremosa. Un dislate tras otro por parte de un Govern sin rumbo.