Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Vic Mirallas, cantante, en las instalaciones de Crónica Directo / LENA PRIETO

Vic Mirallas: “En la música hay mucha competición en según qué niveles y estilos”

El artista de Barcelona presenta 'Crucidramas', un disco donde fusiona el pop, la electrónica y el jazz con los nuevos sonidos

14 min

Vic Mirallas es un músico de manual. El cantante ha vivido la música desde muy pequeño. Con formación clásica y en jazz, empezó a trabajar con Alejandro Sanz como saxofonista y corista de su gira. Se ha codeado con algunos de los nombres más destacados de la industria actual y ha ejercido de productor y compositor para artistas como Juancho Marqués, Flavio, Alba Reche o Natalia Lacunza, entre otros.

Su nombre lleva tiempo resonando como una de las promesas del momento y es que el cantante, compositor, productor y multinstrumentista no para de crecer en sus perfiles digitales gracias a canciones con las que ya acumula millones de reproducciones, como Late mejor con Camilo.

Fusion de estilos

El artista de Barcelona lanza Crucidramas, un disco en el que entremezcla a la perfección el pop, la electrónica e incluso el jazz con los nuevos ritmos urbanos. En su álbum, cada canción es un drama en su propio lenguaje. Dramas vistos desde diferentes puntos de vista. Algunos hablan de amor ciego, otros reflexionan sobre el desamor y sobre cada una de las sensaciones que acompañan estos momentos.

Un CD “ofuscado” que nació durante el confinamiento y que le permitió explorar sus posibilidades: “Me gusta mucho trabajar al detalle, soy bastante obsesivo con la producción y el trabajo. A veces hay gente que no valora esto. Estamos muy acostumbrados a escuchar temas sencillos, cortos... Aquí yo he añadido una especie de complejidad que a veces puede jugar en mi contra”. Vic Mirallas presenta sus dramas en una entrevista con Crónica Directo.

--Pregunta: ¿Cómo nace este disco?

--Respuesta: Yo estaba de gira con Alejandro Sanz, pero con la cuarentena se paralizó todo. Todos los conciertos que tenía todo el año se cancelaron, que al final era mi sustento económico. Estábamos todos algo ofuscados y salió un disco ofuscado. Al final son siempre dramas, no hay ninguna conclusión, es una exposición de las cosas que me cabrean. En principio se iba a llamar Crucigramas, pero al final lo cambiamos por Crucidramas para hacer el juego de palabras con los dramas y unificarlo todo.

Vic Mirallas comparte una chara con el equipo de Crónica Directo / LENA PRIETO
Vic Mirallas comparte una charla con el equipo de Crónica Directo / LENA PRIETO

--¿Cómo fue trabajar en la pandemia?

--Realmente me salió muy fácil. Además, fue cuando firmé con Warner y fue una especie de input de un proyecto que no tenía antes. Yo era músico de Alejandro e iba haciendo temas, pero nada importante. Con la discográfica le daba una magnitud que hasta no le había dado antes.

--El nexo de unión temático del álbum son los dramas. ¿Existe nexo musical?

--No. Realmente soy bastante desordenado con muchos aspectos de mi vida, pero en la música también. Me gustan muchos estilos distintos. Lo que he hecho es que, si un tema me sonaba a trap, cogía todos los elementos posibles para que fuera el máximo de trap, si alguna la oía más bolero, ponía todos los ingredientes del bolero. Intentaba acentuarlo hacia dónde me recordaba el tema.

--Es un disco experimental con muchos sonidos y estímulos. ¿Cómo se le ocurren?

--Me gusta mucho trabajar al detalle, soy bastante obsesivo con la producción y el trabajo. A veces hay gente que no valora esto. Estamos muy acostumbrados a escuchar temas sencillos, cortos... Aquí yo he añadido una especie de complejidad que a veces puede jugar en mi contra. Al final es mi lenguaje y donde yo me siento cómodo. Mi fin de hacer música y no tanto de buscar un número.

--Una apuesta arriesgada.

--Sí, me cuesta mucho hacer algo que sea muy mainstream o muy poco arriesgado, si no me siento soso.

--‘Tú no me quiere’ a mí’ es su último single. ¿Cómo nace?

--Es una colaboración con Ca7riel que nace con el piano y la voz. Vi la melodía muy académica, la típica que se estudiaría en el conservatorio. Y vi que tenía rollo. Me junté con unos músicos de Barcelona e hicimos la producción del tema de forma muy orgánica. A diferencia de otros temas del disco donde existen programaciones y sonidos electrónicos, este tema está muy tocado con instrumentos. Yo llevo mucho tiempo oyendo el nombre de Ca7riel y es una referencia muy grande para mí. Pensé que le quedaría muy bien este tema y se lo propuse.

--¿Por qué escoger este como ‘single’ a la vez que sale el disco?

--Fueron saliendo los temas por orden de cuando los teníamos. Luego en el álbum sí que lo hemos ordenado con criterio. Y también este tema creo que es de los que más me representa a nivel de sonido en el CD. Es mucho lo que yo he estudiado y he mamado toda mi vida. Es un tema que me representa mucho.

Vic Mirallas posa para Crónica Directo /LENA PRIETO
Vic Mirallas posa para Crónica Directo /LENA PRIETO

--’Ruina’ habla del aprendizaje de los errores del pasado. ¿Qué ha aprendido de su trayectoria?

--Tendemos a mirar mucho los jardines del otro. Siempre estamos comparándonos con los demás y lo que hacen mejor. Se debe tener de la capacidad de aceptar y valorar lo que tienes. Siempre habrá gente que te mirará y tú mirarás a gente, pero puede hacerse de una forma menos tóxica, más de valorar lo que tienes. Esto es algo que estoy aprendiendo.

--¿Hay mucha competición?

--En la música hay mucha competición en según qué niveles y estilos. Yo creo que la clave es no entrar en el juego, seguir haciendo lo que te gusta y ser sincero constgo mismo.

--Musicalmente, ‘Ruina’ es un caos. ¿Va con la temática?

--Sí, es ese momento en el que te das cuenta de que hay cosas que llevas haciendo mucho tiempo que no te sirven ni a ti ni a los que te rodean. Pero obviamente no son cosas que puedas cambiar de un día para otro, aunque que darte cuenta ya es un gran paso. Hay terapias para ayudar a paliar ese tipo de pensamientos.

--Fusiona bastantes estilos. ¿Quiere huir de las etiquetas?

--No me importan mucho las etiquetas. Si fuera por mí me encantaría que me etiquetaran solo como músico. Pero sé que también es una forma de cuadrarnos en ámbitos.

--¿Le molesta que le llamen artista urbano?

--No sé si me molesta, pero me siento bastante fuera. El otro día colaboré en el concierto de Juancho Marqués de Madrid y estaba compartiendo camerino con músicos urbanos de verdad y realmente me notaba muy fuera, no tenía nada que ver. Ni estéticamente ni de forma de ser. Pero que me digan lo que quieran, tampoco me enfadaré.

--Hasta el momento ha trabajado con artistas bastante conocidos en colaboraciones. ¿Cómo le salieron?

--Son tan conocidos que escribirles un mensaje no funciona, tienen que venirte ellos. Tengo la suerte de que gente muy grande ha mostrado interés en mi música y yo he aprovechado un poco el tirón. Yo creo que les aporto un criterio musical a la hora de componer y de la melodía que les gusta y les saca de sus esquemas.

Vic Mirallas comenta su visión para Crónica Directo /LENA PRIETO
Vic Mirallas comenta su visión para Crónica Directo /LENA PRIETO

--En ‘Plan B’ habla del discurso que reciben los que quieren hacer música para que estudien una carrera.

 --Con la elección de ser músico siempre te encuentras a mucha gente que tiene trabajos de verdad, entre comillas, que te dicen que la música está muy bien, pero que estudies otra cosa. Esto yo creo que duele mucho a aquellos que están intentando crecer como músicos o que tiene una inseguridad que les hace dejarlo por otra carrera y luego se arrepienten. Conozco muchos casos de personas que esa duda les ha hecho dar 1.000 vueltas a la vida. Es insano desesperanzar a la gente que tiene un sueño con la música.

--¿Ha llegado a tener un plan B?

--Sí, quería estudiar psicología, pero no llegué a hacerlo. Dejé a ESMUC porque hacía música clásica y no me cuadraba mucho dentro de mis planes. Pasé un año de incertidumbre hasta que llegué a la conclusión de que quería hacer música y que no sé hacer otra cosa.

--Lleva muchos años en la música, pero los medios siempre dicen que está empezando.

--Tengo 28 y llevo desde los 18 años dedicándome a esto. El trabajo de músico acompañante o de productor está muy desvalorizado, pero yo tengo la suerte de haber pasado por allí y valoro mucho a la gente con la que trabajo y los músicos que me acompañan. Es súper bonito acompañar, a mí me encantaba, pero llega un momento que tienes tantas cosas que decir que tienes que sacar un disco propio.

--¿Por qué decide sacar un álbum en época de ‘singles’?

--En mi caso creo que estoy un poco fuera de la inmediatez del urbano. Creo que este disco, en el orden en el que están las canciones, está empezando a enganchar a la gente. Y yo noto que hay personas que quizás no había oído los singles por separado y ahora que hay un CD los escuchan. Yo creo que es bastante clave darle un contexto a todo porque la gente que me escucha diría que tiene más sensibilidad musical y que, el hecho de darle un álbum, le da un valor.

--Tiene formación musical clásica. A día de hoy, ¿qué le aporta?

--Creo que me ha dado un bagaje muy guay y después el jazz me ha dado una capacidad de interpretación y de improvisación que la clásica no tiene.

Vic Mirallas, cantante, en las instalaciones de Crónica Directo / LENA PRIETO
Vic Mirallas, cantante, en las instalaciones de Crónica Directo / LENA PRIETO

--Fusiona sus canciones con jazz. ¿Teme que los más puristas le acusen de apropiación cultural?

 --Si lo hacen es porque se aburren mucho. Porque realmente yo no diré que hago jazz, pero sí que tengo influencias jazz, al igual que Rosalía tiene influencias del flamenco, pero lo que hace no es flamenco. Tampoco estoy reivindicando que yo sea el jazzero del año, yo estoy sacando música que me gusta y con acordes que recuerdan al jazz. Pero esto es porque también es lo que tengo en la cabeza, no intento hacer daño a nadie y si ofendo a alguien es que tiene un problema él.

--Llama mucho la atención que artistas jóvenes se fijen en el jazz.

--Sería brutal que la industria musical española tirara un poco más hacia el jazz. Encuentro países europeos o sudamericanos que quizás valoran mucho más este tipo de estilo. Argentina, por ejemplo, está mucho más avanzada a nivel de que el mainstream tenga tintes de jazz. Aquí no está pasando y esto es algo en lo que noto que estamos un poco atrás.