Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Tom Brusse y Sandra Pica en 'La casa fuerte 2' / MEDIASET

La metedura de pata de Tom Brusse que destroza a Sandra Pica

El concursante de ‘La casa fuerte 2’ pone al límite su relación con un gran lapsus en directo

3 min

La relación de Tom Brusse y Sandra Pica no pasa por su mejor momento desde que entraron en La casa fuerte 2. La crisis empezó cuando Samira Jalil aseguró en el primer programa que había tenido un lío con Tom cuando él ya estaba con Sandra. Desde ese día, la tentadora de La isla de las tentaciones 2 no ha acabado de confiar en su pareja y su relación ha ido cuesta abajo.

Aunque Tom ya ha negado la infidelidad muchas veces, Sandra no consigue olvidarlo. "No puedo parar de pensar, estoy todo el día dándole vueltas... Aquí estamos encerrados, siento que mi relación ha cambiado y tengo miedo", explicaba la catalana en La casa fuerte 2.

El lapsus de Tom complica más las cosas

Cuando la pareja estaba intentando arreglar su distanciamiento, el lapsus de Tom acabó de rematar y complicar las cosas. El concursante confundió el nombre de su novia con el de Melyssa, su ex con la que entró a La isla de las tentaciones y a la que fue infiel con su nueva pareja.

Por si fuera poco, cuando Brusse estaba intentando justificarse y defender su relación, metió la pata aún más: "Cuando miro a Sandra pienso en Melyssa", soltó el concursante ante el asombro de todos.

Sandra Pica se queda destrozada

Sus palabras destrozaron a Sandra y él rápidamente intentó arreglarlo: "Me refería a que cuando veo a Sandra (Barneda) me voy a la isla, estaba en la isla", aclaraba sin mucho éxito. "Sabes que la has metido hasta el fondo, ¿no?", le respondió la presentadora.

Tom Brusse, al darse cuenta, le pidió perdón a su novia. "Lo he hecho sin querer. De verdad, perdóname", se disculpó, aunque ella ya se había quedado rota.

La relación está en su peor momento

La pareja explicó que su relación ha cambiado desde que entraron al concurso. Para Sandra, Tom se ha vuelto mucho más "frío" y ha cambiado su actitud hacia ella.

"Es verdad que ya no pasamos momentos a solas y que, aquí, al estar con la gente, es diferente", se justificaba Tom.