Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Sandra y Tom en el último capítulo de La isla de las tentaciones 2 /TELECINCO

El montaje de Tom Brusse y Sandra Pica, al descubierto

El programa Sálvame ha revelado una conversación en la que se demuestra que la pareja intenta sacar rendimiento a su relación

3 min

Sálvame ha emitido unas polémicas grabaciones en las que la nueva pareja, surgida de La isla de las tentaciones 2, no sale bien parada. Tom Brusse y Sandra Pica estarían tramando ser portada de cualquier revista del corazón a toda costa. A través de un robado pactado, la pareja pretendía ser víctima de un reportaje en diferentes establecimientos comerciales. A cambio recibirían una buena cantidad de dinero por ello. 

La pareja saltó a la fama después de que el empresario de Marrakech le fuera infiel a su novia, la extronista de MYHYV, Melyssa Pinto. Brusse se dejaba llevar y caía en la tentación con Sandra. Una catalana, de 21 años, estudiante de moda y diseño.

El contenido de las grabaciones

Con este bombazo que destapaba Sálvame se confirmarían las acusaciones por parte de Pinto en las que decía que Tom era un mentiroso y un oportunista. Y es que, visto lo visto, no nos cabe la menor duda. Pero, ¿qué contenían esos audios?.

Pues se trata, nada más ni nada menos, que de una conversación que mantiene la tentadora con un periodista. En ella, Sandra le sugiere "algo retorcido", algo que les pueda salir rentable. Una exclusiva en la que aparezcan ella y Tom en una tienda de bebés. Sin embargo, el reportero se niega y les aconseja que lo dejen para más adelante. Concretamente, para el mes de diciembre.

Una nueva fecha que no le parece nada mal a la tentadora, mientras que a la vez le propone que, previamente, se les sorprenda en una inmobiliaria.

El día a día de la pareja

Pero, ojo, porque no acaba aquí la historia. Lejos de conformarse con salir en una revista, la misma catalana se encarga de negociar el caché de tan preciadas imágenes. Una cantidad por la que el empresario y la modelo se embolsarían la friolera cantidad de mil euros por cabeza.

Un dinerito que les iría muy bien para empezar a decorar este primer piso que la pareja comparte en Barcelona. Una noticia con la que dejaban boquiabierto al público en el último episodio del reality. Un reencuentro que tenía lugar tres meses después de finalizar el rodaje, donde protagonizaron un cara a cara con Melyssa.