Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Kiko Rivera llora en un plató de televisión / EP

Kiko Rivera mueve ficha: empieza la batalla judicial contra Isabel Pantoja

El músico ha dado el paso de tomar acciones legales contra su madre para recuperar el dinero que, supuestamente, le ha estafado

3 min

Estos últimos días se ha hablado mucho de la posibilidad de que Kiko Rivera e Isabel Pantoja se sentaran frente a frente para arreglar sus asuntos. Una reconciliación que ni de lejos va a producirse, y que ya se evidenció con la visita de Isa Pantoja a Cantora justo antes de Navidad.

Ahora, el músico ha ido un paso más allá y parece que sí se reunirá con su madre, pero en los tribunales. Kiko ha decidido emprender acciones legales contra la tonadillera para que ésta devuelva los objetos personales que Paquirri dejó en herencia a sus hijos y recuperar todo el dinero que, supuestamente, Isabel Pantoja le ha estafado.

¿Acabará el conflicto en los juzgados?

A la espera de que Kiko Rivera de una confirmación oficial, Kiko Matamoros lo ha anunciado en exclusiva en Sálvame: el colaborador, buen conocedor de la situación que viven madre e hijo, asegura que el marido de Irene Rosales ya ha iniciado el proceso judicial contra la tonadillera.

Al parecer, y por el momento, será un proceso civil y no penal. Según los abogados del disc jockey, tienen la documentación suficiente como para iniciar esta acción y forzar un acuerdo con Isabel Pantoja. Pero, en caso de que la cantante rechazara llegar a un pacto, no tienen inconveniente en llevar el asunto a los juzgados.

Las estrategias de los Pantoja

En las últimas horas, probablemente conocedora de esta situación, Isabel Pantoja también ha movido ficha para contrarrestar el daño que le han causado los especiales de Cantora: la herencia envenenada de Telecinco, y estaría negociando su reaparición televisiva para contarlo todo desde su punto de vista.

Kiko está dispuesto a llegar hasta el final en la lucha por la herencia que su padre le dejó a él y a sus hermanos Francisco y Cayetano que, junto a Irene Rosales, se han convertido en sus grandes apoyos. Una jugada con la que pretende, a su vez, adelantarse a la posible entrevista de su madre y enfrentarse con ella por la vía judicial, sin cámaras de por medio.