Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presentador Jorge Javier Vázquez / MEDIASET

Jorge Javier Vázquez carga contra la corona: "No quiero reyes como Juan Carlos y Sofía"

El presentador de 'Sálvame' usa duros calificativos contra los monarcas eméritos y llama a desconfiar de los que gritan "¡Viva el Rey!"

3 min

Jorge Javier Vázquez se moja en todo, eso ya es sabido. Ahora lo ha hecho también sobre la corona española, aunque sin mencionar los últimos escándalos judiciales.

A raíz de la lectura del nuevo libro de Pilar Eyre, por el que se siente fascinado, ha hecho una valoración tanto de Don Juan Carlos como de Doña Sofía y no han quedado bien parados.

Calificativos y peleas

Infantil, egoísta, caprichoso. Un primor, vamos”, así lo describe a él tras afirmar que es “una persona poco interesante, demasiado preocupada por satisfacer sus instintos más primarios”. Todo por lo que relata la periodista y por lo que ha conocido en los últimos años.

El presentador de Sálvame asegura que, en 1992, durante las Olimpiadas de Barcelona, ya se hablaba en su familia que se había visto a los reyes peleando a su llegada al aeropuerto de El Prat porque “no se soportaban. “Si estas cosas se escuchaban en un hogar cualquiera de clase media, qué no se sabría en las redacciones de los periódicos”, señala.

También para Sofía

A Sofía tampoco la deja muy bien parada al leer Yo, el Rey. “Antipática, altiva, clasista y reaccionaria son algunos de los calificativos que distinguirían su carácter”, deduce de lo que relata Eyre.

De su lectura extrae una conclusión: “No está la vida como para seguir creyendo en cuentos de hadas. La sociedad no tolera más engaños y tiene todo el derecho a saber quién hay detrás de cada institución”.

 

El de Badalona, lamenta que se haya tapado y que se quiera seguir tapando anécdotas como las que cuenta su compañero. Por lo que muestra su deseo de que se hable de los miembros de la realeza española “sin medias tintas, sin medias verdades, sin imágenes prefabricadas”. Por eso concluye: “No quiero reyes como Juan Carlos y Sofía”.

“No hay nada más anacrónico que una adhesión inquebrantable. Desconfiemos de aquellos que gritan: 'iViva el Rey!’, sin ton ni son”, alerta. A su parecer, quienes no valoran todo lo sucedido y alaban al monarca emérito sin hablar también de estas facetas, sólo “desean que todo permanezca inalterable para seguir manejando con soltura los tenebrosos hilos de un mundo oscuro y corrupto”, sentencia.