Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Isabel Pantoja no acudirá a la boda de su sobrina Anabel

Anabel Pantoja, la única que recuerda a su tía Isabel en el día de su cumpleaños

La sobrina de la tonadillera la ha felicitado a través de Instagram ya que la Pantoja pasará su aniversario sola en Cantora

3 min

2 de agosto. Es una fecha muy señalada para la familia Pantoja. Hoy es el 65 cumpleaños de la matriarca, Isabel Pantoja. Una data que había estado marcada por las grandes celebraciones, fiestas y reuniones en la familia de Cantora. Hasta este año.

No va a haber fiesta”, se confirmaba ayer. El horno no está para bollos en la familia de la tonadillera y es que la relación entre Isabel y sus hijos, Kiko Rivera e Isa Pi, no está pasando por su mejor momento. Con la única con la que todavía queda algo de cariño es con su sobrina, Anabel Pantoja.

Historia de Anabel Pantoja en Instagram / @anabelpantoja00
Historia de Anabel Pantoja en Instagram / @anabelpantoja00

Felicitación en la distancia

La colaboradora de Sálvame ha sido la primera –y la única, de momento– que ha felicitado a su tía en el día de su aniversario. Lo ha hecho a través de su cuenta de Instagram, ya que aseguraba que no podía acudir a Cantora por los compromisos profesionales que la retienen en Madrid.

Este año solo se celebra seguir viviendo. Seguir luchando. Te quiero”. Esas han sido las tristes palabras que la Pantojita ha dedicado a su tía. Con corazón roto incluido. Un vídeo de las dos cantando y bromeando que Anabel ha utilizado para recordar que “cualquier tiempo pasado fue mejor”.

Historia de Anabel Pantoja en Instagram / @anabelpantoja00
Historia de Anabel Pantoja en Instagram / @anabelpantoja00

Familia rota

Nada que ver esta felicitación con las grandes fiestas que se celebraban antaño en Cantora. Anabel sigue posicionándose a favor de su tía en la guerra que mantiene con su primo Kiko y ha optado por manifestarlo así en un día tan importante para la tonadillera: “Aunque estemos lejos”.

Por su parte, Chabelita ya confirmó que solamente “la llamaré y punto”. Algo que no se espera de su hijo, con quien Isabel está enfrentada hasta en los tribunales. Un cumpleaños lejos –tanto física como simbólicamente– de los que más quiere