Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ignacio de Borbón y Ana Luque / MEDIASET

Ana Luque, expulsada definitiva en 'Supervivientes'

La concursante andaluza ha pasado dos de las peores semanas en el concurso de Telecinco

3 min

Se acerca la recta final de Supervivientes. La reunificación ya es un hecho y eso supone que los expulsados ya no tienen que pasar por isla parásito, sino que son expulsados de forma directa. La primera víctima ha sido Ana Luque.

La expulsión llega en uno de los momentos más difíciles para la andaluza en la isla. No sólo porque ya echaba de menos a su marido y a los suyos, sino porque la situación y la presión de la nominación la ha llevado a momentos de máxima tensión. 

Enfrentamientos

Con quién más ha chocado ha sido, sin duda, con Ignacio de Borbón. Lo acusó de no hacer nada y de repartir mal la comida. Luego hicieron las paces pero duró poco. Tras perder la última prueba de recompensa, Luque no pudo disfrutar de la recompensa y el Borbón sí y se puso a llorar desesperada. Claro que a la hora de comer de verdad, no pudo imaginar que el joven todavía tuviera hambre. "Te has comido cuencos de queso, uvas y nueces (...) Y ahora quieres cogerte el pez más grande, ¿tú lo ves normal?", le reprochaba a los gritos. "Eres mal compañero y no eres empático", sentencia.

Ana Luque y Nacho Palau se encargaban de encender el fuego para cocinar y, al ver que tenían complicaciones, el andaluz trató de ayudar pero ella lo echó. "Joder, cómo está Ana, le sienta toda mal", apuntaba Nieto, un hecho que la ha sacado de sus casillas porque considera que no había "contestado mal". Tras la insistencia, Luque lo ha invitado a irse: "¡vete por ahí!".

Despedida

Pese a todo, Ana Luque ha estado la mayor parte del programa con una sonrisa de oreja a oreja. Su complicidad con Kiko Matamoros, Anabel Pantoja y Mariana Rodríguez, con quien se sentía muy relajada, ha dado muchos momentos durante el concurso.

En su despedida, la andaluza no ha podido contener sus lágrimas. La emoción la ha embargado y ha agradecido a todos el trato que le han dado. Eso sí, ya piensa en que su marido lo espere con croquetas y una tortilla de patatas.