Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
España es el país que recibe más 'spam' en todo el mundo / EP

España, campeona de 'spam' en todo el mundo

Los ciberdelincuentes han aprovechado la pandemia para incrementar sus ataques a través del correo electrónico

3 min

Un año más, España vuelve a ser el país con más correo basura en todo el mundo. En el segundo trimestre de 2021, las bandejas de entrada de los internautas españoles recibieron el 9,28% del spam mundial. Además, España se situó como el séptimo emisor de este tipo de mensajes a nivel global, según un estudio elaborado por Kaspersky.

Aunque estos correos no siempre entrañan una estafa, los ciberdelincuentes han incrementado sus ataques a través de spam durante la pandemia. Estos correos suelen conducir a las víctimas a sitios web falsos, donde se arriesgan no sólo a perder dinero, sino también a poner en peligro los datos de sus tarjetas bancarias.

Máxima prevención

En otras ocasiones, se ofrece la posibilidad de comprar paquetes que no podían llegar a sus destinatarios. En estas páginas se ofrecía una especie de lotería en que los usuarios pujaban por premios sin conocer su contenido.

Otra treta utilizada durante la pandemia ha sido el envío de spam por WhatsApp solicitando pequeñas cantidades de dinero, o también la petición de datos a raíz de la nueva política de privacidad adoptada por la red social. Los usuarios también recibían enlaces a aplicaciones falsas de WhatsApp, con lo que corrían el riesgo de descargar malware.

Consejos de seguridad

"Al igual que en el pasado, estamos viendo cómo los atacantes aprovechan las nuevas tendencias para robar dinero y credenciales, ya sea por el aumento de usuarios de mensajería o por los continuos problemas de entrega de correo en medio de una pandemia", ha afirmado la analista Tatyana Shcherbakova.

Para evitar ser víctima de este tipo de estafas, los expertos de Kaspersky recomiendan comprobar cualquier enlace antes de hacer clic. Esta acción se puede realizar pasando el ratón por encima del hipervínculo para previsualizar la dirección en busca de errores ortográficos u otras irregularidades. También se recomienda instalar una solución de seguridad de confianza, comprobar el mail del remitente y desconfiar si el mensaje crea una sensación de urgencia.