Menú Buscar
Desventajas de hacerte un tatuaje grande

Desventajas de hacerte un tatuaje grande

Empezar por un tatuaje pequeño puede evitarte muchas complicaciones y dolores de cabeza

09.10.2018 12:31 h.
6 min

Hasta hace unos años no era habitual dar con individuos que lucieran tatuajes. Sin embargo, esta situación ha cambiado, hasta el punto en que a día de hoy es fácil ver personas con todo tipo de dibujos, palabras y otros conjuntos visuales en su propia piel. Nuca, muñecas, espalda y tantas otras partes más del cuerpo hacen gala de multitud de elementos gráficos.

Cada vez hay un mayor interés por los tatuajes, por lo que es probable que tarde o temprano surja en ti también. En este caso existen básicamente dos opciones en lo que al tamaño se refiere. Los más atrevidos se decantan por los de considerables dimensiones, aunque se deben considerar una serie de desventajas que arrastran.

Empezar con un tatuaje pequeño, la mejor elección posible

Antes de entrar de lleno en los aspectos negativos que puede llegar a acarrear el hecho de optar por un tatuaje grande es necesario detallar por qué los de menor tamaño son ideales, sobre todo para aquellas personas que nunca antes se han tatuado y están dispuestas a dar el paso.

En primer lugar es imprescindible destacar la gran cantidad de diseños que son plasmables. En la revista Tendenzias.com se muestran algunos tatuajes para mujeres que son verdaderamente llamativos, como los de animales o frases que tan de moda están actualmente. Para los hombres también existe hoy en día una variedad inmensa.

Independientemente del diseño elegido, el tamaño suele ser bastante reducido, por lo que el individuo en cuestión tiene la posibilidad de hacérselo prácticamente en cualquier zona de su cuerpo. De hecho, algunos incluso optan por tatuarse pequeños logotipos, iniciales y otros elementos en los dedos tanto de las manos como de los pies.

Dolor y tiempo, mejor empezar poco a poco

Uno de los motivos más trascendentes que llevan a los expertos a afirmar que los tatuajes pequeños son los mejores posibles a la hora de iniciarse en este apasionante y artístico mundillo guarda relación con el dolor. Es innegable que tatuarse siempre resulta algo molesto o doloroso, pero optando por un diseño de escasas dimensiones dicha sensación es más tolerable.

Por otra parte, un factor crucial hace referencia al número de sesiones necesarias para dar por finalizado el tatuaje. En el caso de los pequeños solamente se requiere una visita que, además, no exige demasiados minutos para ser completada. Un diseño demasiado grande y complicado puede ser muy doloroso y llevar muchas sesiones; si nunca has experimentado esto, puede ocurrir que el tatuaje quede inacabado, y tú arrepentido por no haber optado por algo más simple.

Posibles problemas que derivan de un tatuaje grande

Si a pesar de todo ello te decantas por un tatuaje de gran tamaño debes ser conocedor de los aspectos negativos que pueden ocasionar. Ciertamente decidirse por un diseño es un proceso complicado del que muchas personas acaban arrepintiéndose. En caso de suceder es relativamente sencillo ocultar e incluso eliminar un tatuaje pequeño, pero si en algún momento pasas a querer deshacerte de uno grande las complicaciones no tardarán en surgir.

Y es que no es en absoluto fácil decirle adiós a un tatuaje que ocupa una gran parte del cuerpo, tanto masculino como femenino. Además, las zonas disponibles para plasmar un conjunto de notables dimensiones son bastante limitadas. Espalda, pecho, piernas y pocas más áreas cuentan con el espacio necesario para recrearlo.

Independientemente de si el usuario que se decanta por un tatuaje grande es principiante o no, es inevitable lidiar con un mayor número de sesiones. Algunos conjuntos exigen hasta tres o cuatro visitas, un proceso que puede resultar bastante tedioso. Aunque el listado de factores negativos va más allá.

Más tiempo de curación y limitaciones para el empleo

A todo lo detallado hasta el momento hay que añadir un mayor periodo necesario para que las heridas producidas durante el transcurso de las sesiones se curen completamente. Es precisamente este aspecto el que lleva a muchos principiantes a acabar decantándose por los tatuajes pequeños olvidándose al cien por cien de los de mayor tamaño.

Los mismos, a su vez, tienden a querer ser ocultados con más frecuencia en comparación con los de reducidas dimensiones. Ello es palpable por ejemplo en las personas que buscan empleo y tarde o temprano acaban dándose cuenta de que un diseño demasiado llamativo no es bien visto por los profesionales de recursos humanos. De hecho, en algunos trabajos no admiten a empleados con este tipo de obras artísticas si son visibles en su piel.
En caso de que en un dado momento el individuo en cuestión quiera disimular la presencia de un tatuaje pequeño las dificultades se reducen prácticamente a cero, dando pie todo ello a que sea altamente recomendable elegir uno de escasas dimensiones para evitar las desventajas que acarrean los conjuntos más grandes.

--

Contenido patrocinado