Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, en el Círculo de Economía / CÍRCULO

Ximo Puig reclama acabar con el “abuso de los efectos de capitalidad” de Madrid

El presidente valenciano señala en el Círculo de Economía que presumir del “dumping' fiscal no solo es injusto, es insultante”

5 min

Una apuesta por la "vía valenciana", que supone una mayor colaboración y lealtad institucional entre los diferentes territorios, y que incluye un replanteamiento del Estado español, con un “mapa más simétrico”. El presidente de la Comunitat Valenciana, Ximo Puig, ha reclamado que se acabe con el “abuso de los efectos de capitalidad de Madrid”, para lograr ese objetivo de simetría, y lo ha hecho desde el Círculo de Economía, con la plana mayor del empresariado catalán.

Puig, que es consciente de que ese empresariado catalán busca un referente, en un momento de gran incertidumbre, ha pedido la máxima implicación de la clase política catalana para que esté presente “en todos los tableros”. Sin Cataluña como punta de lanza para proponer un nuevo modelo de financiación autonómica, el presidente valenciano se ha volcado en esa demanda, con una defensa cerrada de la “armonización fiscal, que no quiere decir ir en contra de la autonomía, sino dejar atrás "los abusos de privilegios”. Y es que desde 2014 ningún consejero de Economía de la Generalitat se ha sentado en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, que es el foro para discutir el modelo de financiación autonómica.

Relaciones inexistentes con la Generalitat catalana

El Círculo de Economía, que ha organizado un ciclo de debate, España en el contexto geopolítico de la post-pandemia, respalda esa vía valenciana, que pasa por “la lealtad institucional”, con una mayor colaboración entre todos los territorios. Puig, sin embargo, no olvida las responsabilidades de cada parte, y ha evidenciado que desde el inicio del proceso independentista las relaciones institucionales entre Cataluña y Valencia han sido “inexistentes”. No se puede mantener el clima, señala, de "confrontación", en alusión clara al independentismo más irredento. Eso se lo podrá comunicar este mismo martes el presidente valenciano al vicepresidente de la Generalitat, el republicano Pere Aragonès, con quien mantendrá un encuentro bilateral.

El 'president' de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, anunciando el toque de queda / EFE
El 'president' de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, anunciando el toque de queda / EFE

El mensaje de Puig, en una intervención junto al presidente del Círculo de Economía, Javier Faus, y con la presencia del presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre; del primer secretario del PSC, Miquel Iceta; de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y de empresarios como Ángel Simón, presidente de Agbar, ha sido encaminado a una nueva situación: “Reinventar España, porque esta situación no se aguanta”.

Apuesta por "la gestión y la gestión"

En ese intento, la superación del problema institucional con Cataluña, a su juicio, es determinante. Desde la óptica del poder político en Madrid, pero también desde Barcelona. “Es el tiempo de la gestión y de la gestión, de la colaboración, no del enfrentamiento”, ha señalado, con una obsesión en estos momentos: “Todos los esfuerzos se deberán centrar en la gestión de la pandemia, desde el punto de vista sanitario y económico, y ello pasa por captar los recursos de los fondos europeos y gestionarlos con criterio”.

El nuevo periodo debería pasar, por tanto, por un “nuevo keynesianismo”, y una mayor colaboración, que debe contar con esa “armonización fiscal”, que el Gobierno de Pedro Sánchez estaría dispuesto a llevar a cabo, después del acuerdo para sacar adelante los presupuestos para 2021, con socios como Esquerra Republicana.

Destacadas en Business