Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Tres turistas pasean por el barrio de la Barceloneta de Barcelona / EP

El toque de queda en Cataluña liquida el verano

El 'cerrojazo' nocturno en 158 municipios golpea a la industria turística en el periodo de mayor facturación vacacional del año

7 min

El toque de queda en 158 municipios de Cataluña liquidará la temporada de verano. El cerrojazo de 01:00 a 06:00 de la madrugada en la mayoría de grandes poblaciones de la región, incluida Barcelona, atrapará a la industria vacacional en el periodo de mayor facturación, que se espera como agua de mayo tras más de un año casi en blanco. 

 

 

Alertan de ello fuentes del sector turístico, que "lamentan una medida que, sin embargo, es fácil de justificar por las pésimas cifras de contagios" que presenta la autonomía catalana. Las mismas voces recuerdan que la industria vacacional comienza a facturar a pleno rendimiento del 15 de julio hasta el 15 de agosto. Salvo sorpresa, y que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) lo revierta, el territorio entrará en este periodo con toque de queda nocturno, limitación de reuniones a diez personas y cierre anticipado a las 0:30 horas; dos medidas, estas últimas, que el Tribunal sí ha avalado

Fecalon: "El verano está perdido"

Por motivos obvios, el sector más afectado por el nuevo toque de queda son las salas de fiesta y discotecas. Fecalon, patronal de ocio nocturno de Cataluña, recuerda que "otros países europeos también están tomando medidas, y también las han tomado otras comunidades autónomas de España ante el empeoramiento de los datos epidemiológicos. La cuestión está en por qué esas restricciones no vienen aparejadas a medidas robustas de ayuda al sector de la noche catalana y el resto de actividades económicas afectadas". 

Fernando Martínez, secretario general de la entidad empresarial, lamenta que el Gobierno catalán "haya reaccionado tarde, mal y desbordado por una avalancha de datos negativos". Recuerda el directivo que el Ejecutivo autonómico permitió la reapertura del ocio nocturno el 21 de julio. Lo cerró de nuevo la semana pasada y ahora trata de fulminar los botellones y fiestas ilegales con un cerrojazo. "El Govern toleró ocho botellones antes de dejarnos abrir y no cerró las playas ni atajó las fiestas ilegales. ¿Cuántos brotes se han detectado en estos espacios? No lo dicen, lo ocultan", se queja Martínez. 

Fecasarm: "Se podría haber evitado"

Desde Fecasarm, la otra organización empresarial de la noche catalana, lamentan que el toque de queda de siete días, prorrogable si no mejoran los datos de contagios en la región, "se pudo haber evitado". Joaquim Boadas, presidente de la entidad, subrayó que "llevan avisando desde marzo de que la relajación de las restricciones nocturnas acabarían en fiestas ilegales si no se reabría el ocio nocturno con test en la puerta". El directivo enfatiza que "el Goven reabrió los locales inspeccionados y controlados demasiado tarde y de forma parcial, por lo que las fiestas ilegales continuaron cuando cerraban los operadores". 

Boadas indica que la responsabilidad de la restricción nocturna de movimientos "es compartida entre Generalitat de Cataluña y Gobierno". Según el ejecutivo, "el Govern catalán titubeó con la reapertura y fue incapaz de obligar a hacer tests en las puertas de los locales", mientras que Moncloa "jugó con levantar el decreto que cerró el sector en agosto de 2020 y lo hizo demasiado tarde". Todo ello generó un cóctel de "oferta ilegal de ocio nocturno en forma de botellones, fiestas y reuniones familiares sin control alguno que han disparado las cifras. Es lo que tenemos ahora". 

Restauración: "¿Quién es el responsable?"

Preguntado sobre la cuestión, el Gremio de Restauración de Barcelona ha preferido no comentar el toque de queda nocturno, que afecta también a la Ciudad Condal. Hosteleros de a pie, no obstante, sí han recalcado que "preocupa la sensación de que volvemos a la dinámica de apertura-cierre que vivimos durante todo 2020 y la primera parte de 2021". Esta intranquilidad tiene lugar "de forma inexplicable, pues se está vacunando más que nunca". Negro sobre blanco, la restauración no resultará tan afectada como el ocio nocturno por el cerrojazo, pues "podrá seguir sirviendo cenas, algo nuclear para el sector". Gerentes de restaurantes a pie de calle, sin embargo, se preguntan "quién es el responsable de la gestión" y "cómo la justifica". 

Desde la hotelería se advierte a su vez de que "con los malos datos en Cataluña los últimos días ya se habían notado cancelaciones lo que, de nuevo, significa una nueva caída de facturación". Voces del sector de los alojamientos turísticos de Barcelona, incluida en los 158 municipios en los que no se podrá circular por la calle a partir de las 01:00 horas, recordaron bajo condición de discreción que perciben que "se celebró el Mobile World Congress, pero no ha tenido continuidad en el relanzamiento de la capital catalana". Hace unos días, precisamente, la patronal ConfeCat pedía a las administraciones "enviar el mensaje de que Cataluña es un destino seguro" para reactivar el turismo. Con Barcelona y toda la costa en toque de queda, ello se antoja ahora más difícil.