Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Teresa Cunillera en las instalaciones de Crónica Global / CG

Táboas recluta para Renfe a Teresa Cunillera, exdelegada del Gobierno

La histórica dirigente del PSC se incorpora al consejo de la filial de Mercancías tras cuatro años como representante del Ejecutivo central en Cataluña

5 min

El presidente de Renfe, Isaías Táboas, sigue reforzándose en la compañía con personalidades del entorno del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC). El último caso ha sido el de Teresa Cunillera, que hasta comienzos de este año ejercía como delegada del Gobierno en Cataluña y que, tras dejar el cargo de forma voluntaria, se ha incorporado al consejo de la filial de Mercancías del operador ferroviario.

En el órgano de gobierno de esta compañía, al frente del cual también está el propio Táboas, está presente otra figura destacada del PSC como es el caso del expresidente de Ferrocarrils de la Generalitat (FGC), Joan Torres

Renuncia voluntaria

Cunillera ha ocupado la vacante dejada en el consejo por Ángeles Marín Andreu, que actualmente ejerce como directora de la Oficina de la Estrategia de Movilidad del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Tras cumplir 70 años, Cunillera decidió renunciar a la delegación del Gobierno a la que llegó a mediados de 2018, a raíz de la llegada a la presidencia del Ejecutivo de Pedro Sánchez tras el triunfo de la moción de censura contra Mariano Rajoy

Etapa convulsa

Considerada del círculo más estrecho de Sánchez (dirigió su campaña para acceder a la secretaría general del partido en 2014) y del exlíder de los socialistas catalanes y actual ministro de Cultura, Miquel Iceta, Cunillera aceptó un cargo de exigencia pese a que había decido dar un paso en lateral y quedar en un discreto segundo plano. 

Durante su trayectoria en estas lides ha tenido que afrontar un periodo muy complicado por las consecuencias de la sentencia del procés y el encarcelamiento de nueve políticos independentistas, que derivó en múltiples y repetidos disturbios en las calles de Barcelona, así como toda la polémica en torno a la inhabilitación de Quim Torra como presidente de la Generalitat por su desobediencia a una sentencia del Tribunal Supremo.

Experiencia en lo público

De este modo, al llegar 2022 fue relevada por María Eugenia Gay con el propósito, esta vez sí, de pasar a un segundo plano, aunque sí ha aceptado la llamada de Táboas, dado que la labor encomendada le permite aportar una dilatada experiencia en materia de Administraciones Públicas pero con un ritmo algo más relajado en el día a día. 

Previamente, Cunillera llegó a ser vicepresidenta primera del Congreso, entre 2008 y 2011, bajo la presidencia de José Bono; y más tarde ocupó una las secretarías, durante algo más de cuatro años, en este caso con Jesús Posada al frente de la Cámara Baja.

El círculo de Iceta

La incorporación de Cunillera al entorno de la gobernanza de Renfe es un paso más por parte de Táboas a la hora de perfeccionar una guardia de Corps que ha ido perfilando desde que accedió a la presidencia de Renfe, con la coincidencia del cambio de signo en el Ejecutivo central.

Como sucede en el caso de la exdelegada del Gobierno, Táboas también forma parte del círculo de confianza de Iceta, prácticamente desde que se afilió a la formación progresista, a finales de los años 70. 

El desembarco del PSC en Madrid

Nacido en Valencia, con raíces gallegas y afincado en Cataluña, Táboas, de formación historiador, forma parte de la cuota del PSC en el aglomerado empresarial que controla el Estado, junto al presidente del gestor aeroportuario Aena, Maurici Lucena, reelegido por el consejo y la junta de accionistas, y más recientemente de Marc Murtra, al frente de la tecnológica Indra

Bajo el auspicio de Táboas, Renfe ha puesto en marcha en los últimos tiempos un consejo asesor en Cataluña para poner en valor la presencia de la empresa pública en el territorio, ante la ofensiva independentista y su propósito de convertir las infraestructuras en un particular caballo de batalla.