Menú Buscar
Sede de 'La Vanguardia' en la Diagonal de Barcelona / EFE

PwC “duda” de que la televisión de Godó recupere la rentabilidad

8tv ha perdido 40 millones de euros desde que inició sus emisiones en 2001

27.08.2018 08:08 h.
2 min

PwC, el auditor de las cuentas de la cadena de televisión del Grupo Godó, ha mostrado sus dudas de que 8tv pueda ser un grupo rentable. Así lo indica el último informe remitido al Registro Mercantil, en el que señala que la cadena privada catalana cerró de nuevo en rojo el ejercicio 2017. Concretamente, perdió 6,1 millones de euros.

Se suman a los 40 millones de euros de quebranto que amasa el grupo desde que inició sus emisiones en 2001. Otra de las salvedades que apunta el auditor, tal y como publica El Confidencial, es la contabilización del activo. Concretamente, en cómo incluye los créditos fiscales que se han generado por “bases imponible negativas generadas durante los ejercicios 2008-2017 y otras diferencias temporarias”. Se contabilizan 885.091 euros en esta partida.

Créditos fiscales

Pero como el auditor considera que es improbable que regrese a los beneficios, no se podría beneficiar de las ventajas que implican estos créditos fiscales. Es decir, que el “epígrafe de activos por impuesto diferido se encuentra sobrevalorado”.

El resultado final de 2017 de 8tv es muy parecido al de 2016. Sí que hay una ligera mejora en la facturación. Los ingresos pasan de los 11,8 millones a los 14,6 millones en un año.

Volantazo en la gestión

Los Godó han dado un volantazo en la gestión de la cadena privada para intentar atajar las pérdidas cumuladas. Ha limitado los programas de producción propia y ha reducido a la mínima expresión los informativos.

Con Josep Cuní al frente tocaron su audiencia máxima, pero desde ese momento ha perdido adeptos. La dirección del principal grupo de comunicación en Cataluña intentó salvar los muebles a mediados del curso pasado al poner a Ramón Rovira de nuevo delante de la cámara, aunque no consiguió la ansiada mejora de espectadores. La estrategia actual pasa por limitar los gastos fijos.