Menú Buscar
El presidente catalán, Quim Torra (3i), con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (2d), y otros cargos políticos en el Metro / EFE

El Govern ve "mínimo" el aumento del 11% de precio del transporte público

La Generalitat confirma que la T-Casual, la nueva T-10 más cara, no se podrá compartir con otro pasajero durante el mismo viaje

6 min

El Govern juzga como "muy poco" el aumento de un 11% precio del billete más utilizado en el transporte público de Barcelona: la T-Casual, sustituta de la T-10, que desaparecerá en enero de 2020. El consejero catalán de Territorio, Damià Calvet, ha confirmado hoy jueves que este abono no se podrá compartir con otros pasajeros durante el mismo viaje, al estar prohibida su validación dos veces seguidas.

En declaraciones a Catalunya Ràdio, Calvet ha señalado que la T-Casual (diez viajes por 11,35 euros) "no se podrá utilizar consecutivamente pero sí se podrá compartir con otras personas porque es unipersonal, no personalizada. Se ha hecho así porque no se concibe como una tarjeta de uso diario". En otras palabras: el abono no se podrá picar dos veces seguidas, aunque sí prestar a un conocido. Ha razonado el conseller que "lo que queremos es cambiar la mentalidad y que la nueva T-10, la T-Casual, no sea el título más utilizado, sino que lo sea la T-Usual (viajes ilimitados durante un mes por 40 euros en la zona 1), que debe ser el título estrella".

"Sube muy poco"

Pese al incremento del 11% de la nueva T-10 en la zona 1 (de 10,20 euros a 11,35 euros), Calvet considera que la actualización de tarifas es "muy poca". "El precio nominal es muy asequible", ha defendido el titular de Territorio. A este respecto, el también exconcejal en Sant Cugat del Vallès ha argumentado que "el precio por viaje de la T-Casual será de 1,135 euros, por lo que continuaremos teniendo unos precios unitarios para el transporte público no usual muy asequibles si los comparamos con otras ciudades europeas como Ámsterdam o Londres".

transporte precios barcelona
Imagen de las nuevas tarifas integradas de transporte público en Barcelona y su conurbación para 2020 / ATM

La nueva propuesta tarifaria para la ciudad condal y su área metropolitana, ha agregado el consejero, se explica por la necesidad de "mejorar el transporte público para que cada vez más personas lo utilicen y la movilidad sea más sostenible". La razón fundamental del cambio sería "cambiar la forma de utilizar el transporte público" y "ganar cuota de mercado", ha apostillado.

¿Cuánta gente migrará de la T-10 a la T-Usual?

Lo que no ha explicado el conseller, y sí los sindicatos en las redes sociales, es que la T-10 era hasta ahora el billete más utilizado en la red de transporte público de Barcelona. De los 407,5 millones de validaciones en el Metro de Barcelona en 2018, hasta 186,7 millones, un 45%, fueron con títulos de T-10. Apenas un 21% de viajeros, equivalente a 87,1 millones de validaciones el ejercicio precedente, fueron con la T-Mes o la T-50/30, los dos títulos a los que aspira a sustituir la T-Usual, pensada para los usuarios que utilizan la red de forma diaria.

En este sentido, la Autoridad de Transporte Metropolitano (ATM), el consorcio que preside Calvet, sí ha firmado una rebaja del precio de ambas (14 y 3,50 euros, respectivamente) si se comparan con su sustituta, la T-Usual. Premia así la ATM a los viajeros habituales o que suben al Metro, bus, tren o TRAM cada día. Por contra, los viajeros esporádicos, grupos o turistas son los grandes perdedores del incremento tarifario, ya que la T-Casual les saldrá un 11% más cara que la antigua T-10. Se desconoce pues cuántos pasajeros habituales migrarán de un título integrado a otro. 

Aumento de facturación del Metro

A la espera del "cambio de hábitos" que ha pedido el consejero catalán de Territorio, lo cierto es que el tarifazo se produce en un momento en el que los ingresos de los ferrocarriles metropolitano y de la Generalitat de Cataluña (FGC) van al alza. El primero rozó los 270 millones de euros de ingresos en 2018, por 257 el año anterior. El incremento (+5%) coincide también con un aumento del número de personas que utilizan el Metro, una cifra pasó de 390 millones en 2017 a 405 millones en 2018. En FGC, el avance de ingresos fue menor: de 13,60 millones a 13,89 millones.

La mejora en las cuentas anuales de los operadores se produjo pese a la congelación de tarifas del transporte público en 2018. El precio de los títulos no subió con el cambio de año, algo que sí ocurrirá ahora. El billete sencillo pasará a costar 2,40 euros para la zona 1, por 2,20 euros en la actualidad. La sustituta de la T-10 se encarecerá el citado 11% hasta los 11,35 euros en la misma corona (la primera). Por contra, sí se reducirá el precio de la T-Jove (-24%) hasta los 80 euros.