Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La década del procés ha hundido la inversión extranjera en Cataluña / EP

La inversión extranjera en Cataluña se hunde el 39% en la década del ‘procés’

Notable contraste con las cifras del conjunto de España, donde los flujos procedentes del exterior han aumentado un 128%; se han multiplicado por 4,6 en Madrid y por 8,5 en Euskadi

8 min

El desarrollo del proceso separatista en Cataluña, especialmente concentrado en los últimos diez años, ha tenido un efecto demoledor en la confianza de los inversores procedentes del exterior. Desde 2017, año de acontecimientos como el referéndum ilegal del 1 de octubre y la fallida declaración unilateral de independencia (DUI), la inversión extranjera ha caído el 13,5%, cifra nada desdeñable pero que palidece frente a la registrada en la última década, en la que ha sufrido un desplome del 39,3%.

La tendencia contrasta radicalmente con la mostrada por el conjunto de España en este capítulo. Desde 2011, los flujos de inversión bruta provenientes de fuera de las fronteras se han incrementado el 128%; o, lo que es lo mismo, se han multiplicado casi por 2,3. 

Descenso en 2021

Bien es cierto que la evolución ha sido mucho menos acelerada desde 2017. Sin embargo, el conjunto del Estado sí ha podido mantenerla en positivo en este periodo, con un avance del 1,5%.

La ministra de Industria, Reyes Maroto / RTVE
La ministra de Industria, Reyes Maroto / RTVE

Los últimos datos publicados por la Secretaría de Estado de Comercio, dependiente del Ministerio de Industria, ya ofrecen un notable contraste en lo que se refiere al último año, en el que la inversión extranjera aumentó cerca de un 18% en toda España pero descendió más de un 4% en Cataluña.

La "década perdida"

Con la perspectiva de los últimos años, lo que en principio se dibuja como un llamativo retroceso resulta ser un hundimiento sin precedentes. En términos absolutos, la inversión llegada desde el exterior se ha desplomado cerca de 1.950 millones de euros en Cataluña en la última década, la que un buen número de expertos económicos denominan como la “década perdida”. 

Los números no dejan lugar a dudas. Hace diez años, Cataluña lideraba la llegada de flujos inversores extranjeros a España, sobre los que contaba con un peso del 38,75%. Es decir, casi cuatro de cada diez euros que aterrizaban en España para invertir lo hacían en esta Comunidad Autónoma.

Made with Flourish

Referéndums, desconexiones, DUI...

Tras diez años de confrontaciones políticas, dos consultas ilegales, aprobaciones de leyes de desconexión en el Parlament, una fallida DUI y la suspensión temporal de la autonomía por la aplicación del artículo 155 de la Constitución por parte del Gobierno central, esta cuota se reducido casi cuatro veces, hasta apenas superar el 10%.

Los votantes del 'sí' a la independencia celebran la DUI durante el pleno del Parlament del 27 de octubre / EFE
Los votantes del 'sí' a la independencia celebran la DUI durante el pleno del Parlament del 27 de octubre / EFE

Las cifras del pasado año anteriormente citadas ilustran que de los más de 28.785 millones de euros de inversión extranjera en España, apenas 2.968 tuvieron como destino Cataluña.

8.200 millones "perdidos" en 2021

Pese a ser un extremo negado con vehemencia por los promotores y defensores del separatismo, los números hablan de que el procés ha minado de forma muy notable la confianza en un territorio que, por lo demás, sigue albergando buena parte de la capacidad industrial con la que aún cuenta España. 

Para hacerse una idea del impacto que ha supuesto el evidente hecho de que los inversores extranjeros han reducido al mínimo su confianza en Cataluña, la región habría recibido sólo el pasado año cerca de 8.200 millones de euros más simplemente con mantener la proporción de diez años antes. Con un impacto más que evidente en generación de riqueza, ingresos vía impuestos, creación de puestos de trabajo, etc. 

Madrid, principal beneficiada

No resulta difícil averiguar dónde ha ido a parar el grueso de los más de 16.000 millones de euros en los que se ha incrementado la inversión extranjera en España desde 2011. La Comunidad de Madrid representa el reverso prácticamente simétrico de Cataluña en este capítulo.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso / EUROPA PRESS
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso / EUROPA PRESS

Así, en 2011 su peso en la variable era del 36%, es decir, a casi tres puntos del registro catalán. Las cifras de 2021 hablan de una cuota que roza el 73%, hasta totalizar 20.943 millones de euros. Es decir, que mientras que Cataluña ha reducido cuatro veces su peso en la inversión exterior en España, Madrid lo ha duplicado.

Cerca de quintuplicar la inversión

La evolución durante la última década muestra dos mundos por completo diferentes. Los flujos de inversión bruta llegados a la región central procedentes del exterior se han disparado un 361,2%, lo que supone multiplicarlos por 4,6. En términos absolutos, el incremento supera los 16.400 millones de euros. 

Si se compara la evolución desde el año 2017, la Comunidad de Madrid ha crecido en este capítulo un 15,5%, es decir, a un ritmo más de diez veces superior al del conjunto del Estado.

Euskadi y Valencia, también al alza 

Pero no ha sido la región que alberga la capital del país la única que se ha beneficiado de aquellos flujos que han dejado de llegar a Cataluña durante los últimos años. En términos relativos, comunidades autónomas como Euskadi y Comunidad Valenciana han sacado mucho mayor partido. 

El lehendakari, Iñigo Urkullu, presenta el recorrido del Tour de Francia 2023 / Efe
El lehendakari, Iñigo Urkullu, en la presentación del Tour de Francia de 2023 / EFE

En el caso de la primera, la inversión extranjera se ha disparado nada menos que un 754% desde 2011. Su peso en el total de España ha pasado de apenas un 1,42% al 5,34%, de acuerdo con las recientemente publicadas cifras de 2021.

El caso andaluz

Mientras, la Comunidad Valenciana recibió algo más de 856 millones de euros en inversiones brutas del exterior, un 525% más que en 2011. Y su cuota se ha triplicado, hasta el 3%.

Otro ejemplo más que notable ha sido el de Andalucía, que desde 2017 ha elevado un 110% el volumen de inversiones extranjeras llegadas a su territorio.