Menú Buscar
Foto del exterior de Hotel Husa President Park

Husa, Joan Gaspart y el quebrado hotel de Carles Puigdemont

El propietario de la compañía acumula un rosario de demandas, insolvencias, querellas e incidencias judiciales

3 min

La suspensión de pagos del hotel Husa President Park, de Bruselas, el cuartel general del fugitivo Carles Puigdemont durante su estancia en Bélgica, es el último episodio del hundimiento de esta cadena barcelonesa perteneciente al controvertido empresario Joan Gaspart Solves, expresidente del FC Barcelona.

Es de recordar que Hostelería Unida (Husa) lideró el sector hotelero español en los años setenta del siglo pasado. En aquella época, la firma administraba docenas de establecimientos, muchos de ellos en propiedad, y facturaba y ganaba más que ninguna otra cadena nacional.

Suspensión de pagos

Husa llegó a poseer, entre otros, el emblemático Ritz de la Gran Via y el rascacielos del Princesa Sofía en la Diagonal. Cuarenta años después, apenas queda rastro de este grupo, arruinado por la nefasta gestión de sus altos ejecutivos encabezados por Gaspart.

Todas las empresas integrantes del conglomerado se declararon en suspensión de pagos en 2014, con unas deudas conjuntas de 220 millones. El suceso motivó centenares de despidos. El desplome del Husa President Park acarrea ahora la pérdida de casi cien puestos de trabajo.

Enemistades

En los expedientes judiciales se aplicaron quitas de hasta el 95%. Es decir, los acreedores cobraron calderilla, y gracias. En cinco de los concursos, los liquidadores pidieron la inhabilitación de Gaspart para ejercer de administrador societario.

La peculiar forma de hacer negocios de este personaje le ha granjeado numerosas enemistades. En Barcelona, cuesta Dios y ayuda encontrar a un solo empresario que haya tenido relaciones comerciales con Gaspart y no eche pestes de él.

Querella del Juan Carlos I

No amaina la lluvia de problemas sobre el expresidente del Barça y actual líder del comité ejecutivo de Turisme de Barcelona, organismo promovido por el ayuntamiento, de Ada Colau y la Cámara de Comercio de Barcelona.

El último episodio que ha vivido es una querella por estafa interpuesta por el dueño del lujoso hotel Fairmont Juan Carlos I, el príncipce saudita Turki Bin Nasser, un billonario que poeee, entre otros activos, una espléndida mansión en el opulento barrio de Pedralbes de Barcelona. El príncipe acusa a Gaspart de haber ocultado supuestamente deudas por valor de casi 17 millones en los balances. Entre otras cosas, le reprocha la “dolosa ocultación de impagos a la Seguridad Social”.

La querella ha sido presentada por Barcelona Project’s, titular del Juan Carlos I, contra dos sociedades de Gaspart, Husa y Banquetes Reunidos.