Menú Buscar
Imagen de la terraza del Hotel Casa Fuster de Barcelona, uno de los alojamientos cinco estrellas / HCF

Los hoteles de Barcelona, más afectados por la pandemia que los de Madrid

Los alojamientos de la Ciudad Condal se lamen las heridas por la cancelación del Mobile World Congress en febrero y el coronavirus, en marzo

5 min

Los hoteles de Barcelona han resultado más afectados que los de Madrid por el coronavirus. Los alojamientos de la Ciudad Condal se lamen las heridas tras un primer trimestre tendiente a cero por la cancelación del Mobile World Congress (MWC), en febrero, y el impacto de la pandemia del virus SARS-CoV-2, después. Así lo atestigua un informe de STR y la consultora Cushman & Wakefield, que aflora diferencias importantes entre la capital catalana y la primera ciudad nacional.

Según el documento de trabajo, los hoteles de Barcelona encajaron una caída ingresos por habitación disponible del 38% en los tres primeros meses del año. La cifra es once puntos superior a la media nacional (-27%) y queda por encima del guarismo que arrojó la industria alojativa en la capital: un retroceso del RevPar (del inglés Revenue per available room) del 26%, doce puntos menos que la Ciudad Condal. Por su parte, Baleares (-27%), Bilbao (-26%), Córdoba y Sevilla (-28%) perdieron una facturación similar a la del conjunto de la nación.

Recuperación: pendiente del turismo doméstico

De hecho, Barcelona ya mostró un peor comportamiento en enero y febrero de 2020 que el resto del país. Perdió el 17% de ingresos disponibles, arrastrando la media nacional ligeramente a la baja (-4%). Cabe destacar que Madrid y el resto de plazas patrias arrojaron crecimientos a principio de año al no depender del MWC, feria que se tuvo que aplazar por el coronavirus. La capital vio crecer el RevPar un 5%, mientras que destinos como Zaragoza (+32%), Málaga (+14%) o La Coruña (+12%) se abonaron al doble dígito. Con lo que respecta a Portugal, los hoteles lusos facturaron un 1,1% menos en enero y febrero y cerraron el primer trimestre con un ajuste interanual del 27,5%, cifra similar a la española.

Caída de ingresos por habitación disponible (RevPar) 1T2020
Destino Caida (%) año a año
Barcelona 38%
Madrid 26%
Sevilla 28%
Bilbao 26%
Baleares 27%
Canarias 21%
Málaga 17%
Zaragoza 8%
Media nacional 27%
Portugal 27,5%

Sobre esta base, ¿ahora qué? En la desescalada, España dependerá de dos factores. Uno, genérico, la experiencia de países que ya han avanzado en la reapertura, como China. En el caso de la potencia asiática, el 90% de los hoteles ya han reabierto, recuerdan STR y Cushman & Wakefield. Las ocupaciones alcanzan el 50% en destinos como Hangzou, una de las 15 ciudades de la considerada primera corona. En la península, los hoteles dependerán de los movimientos internos en la Unión Europea (UE), sobre todo en destinos como Francia o el Benelux, que pueden acceder al país en vehículo privado si los vuelos no se han reemprendido.

Hoteles: operativos a partir de la fase 2

Cabe recordar que los hoteles españoles pueden volver a acoger clientes a partir de la fase 1 de la desescalada, nivel al que han pedido incorporarse Barcelona y su área metropolitana, así como Madrid, el lunes, 25 de mayo. Los alojamientos que se encuentren en zonas en las que ya se haya relajado la reclusión pueden alojar a clientes, aunque las áreas comunes y el interior de bares y restaurantes deberán permanecer cerradas. Es solo en la fase 2 en la que los espacios públicos y zonas interiores de comida de los establecimientos turísticos pueden reabrir. Por contra, en este punto de final gradual del confinamiento sí siguen restringidos los aforos a discotecas y bares de ocio nocturno.

En la Ciudad Condal, el Gremio de Hoteles fue una de las primeras organizaciones empresariales en ordenar la clausura de establecimientos. Lo hizo el lunes, 16 de marzo, tal y como avanzó este medio. Tras ello se fueron produciendo cierres de alojamientos y expedientes de despido temporal (ERTE) masivos. Después, los establecimientos han pedido alargar los ERTE, ya que no confían en remontar demanda en verano.