Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, en el último Consejo Europeo / EP

Holanda intensifica su presión contra España e Italia

El país centroeuropeo no está dispuesto a aprobar un sistema que incluya la posibilidad de transferir parte del fondo que Bruselas propone para la reconstrucción de Europa tras la pandemia

6 min

Países Bajos sigue en sus trece de no poner fáciles las negociaciones en la Unión Europea en torno al fondo propuesto por la Comisión para afrontar la recuperación económica de los países miembros tras la crisis del coronavirus. Su postura sobre el sistema para repartir y financiar la cuantía del esquema, a base exclusivamente de créditos reembolsables y no de transferencias sin coste como proponen países como España e Italia, parece inflexible, hasta el punto de que su primer ministro, Marc Rutten, calificó de “asombrosa” la posición de los países del sur en la última reunión del Consejo, celebrada el pasado jueves.

No fue un encuentro tan tenso como el penúltimo, en el que Italia, con el apoyo de España, llegó a amenazar con un plante histórico ante la negativa del bloque del norte a que se acordaran medidas de ayuda diferentes del mero rescate por parte del mecanismo de estabilidad (MEDE). Sin embargo, no faltaron algunos momentos de tensión, de nuevo protagonizados por el líder holandés, que no dudó en afear la propuesta de los países del sur para articular el fondo de reconstrucción que puso encima de la mesa la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Postura inflexible

“Asombrosa”. Ése fue el término empleado por Rutten, según apuntan a Crónica Global fuentes conocedoras de la situación. Obviamente, el término no deslizaba precisamente una muestra de admiración en tono positivo por parte de Rutten, que durante la reunión volvió a ser el más reacio a aceptar otra fórmula que no fuera el establecimiento de un sistema de créditos para financiar el fondo.

El primer ministro de Países Bajos está dispuesto a negociar, sí. Pero solo las condiciones y el coste de esos créditos. Para cualquier otra opción ni siquiera entrará en el debate. A día de hoy, cuando resta poco más de una semana para que venza el plazo que se ha dado Bruselas para presentar el proyecto, su postura se mantiene inamovible, junto a la de los países que le apoyan, entre los que se encuentran Finlandia y Austria.

La amistad con Rutten

Una vez más, la actitud de Rutten y sus palabras hacia los socios del sur, causaron una impresión negativa en el seno del Consejo. Tras la conclusión del mismo, Von der Leyen se mostró optimista ante un futuro acuerdo, aunque admitió la existencia de diferencias entre los países miembros. Sin embargo, la presidenta del Ejecutivo comunitario se cree con capacidad para articular un sistema mixto, con transferencias y créditos, que logre convencer a todos.

El pasado sábado, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se refirió precisamente a la última reunión del Consejo Europeo y, más concretamente, a la relación con el Gobierno holandés. En respuesta a una pregunta de la televisión pública de Países Bajos, NOS, el jefe del Ejecutivo aseguró que mantiene una buena relación con Rutten, que incluso llegó a calificar de amistosa, aunque también admitió que le había manifestado su malestar por determinadas declaraciones del ministro de Economía, Wopke Hoekstra, en las que acusaba a los países del sur de no cumplir sus compromisos financieros.

La posición de Alemania

En su respuesta, Sánchez explicó que había defendido su posición de flexibilizar la utilización de un futuro fondo europeo con el argumento de que “se trata de salvar vidas”, con lo que la cuestión de los costes debería quedar en un segundo plano.

La posición de Países Bajos también pone las cosas difíciles a Alemania, que mantiene una postura menos beligerante, consciente de que la recuperación de los Estados miembros repercutirá en la suya propia como primera economía europea. A día de hoy, Alemania está dispuesta a ceder y permitir que el fondo salga adelante con un sistema mixto de créditos y transferencias.

¿Un fondo más amplio?

La reunión del Consejo también dejó en el aire la posible cuantía del fondo de reconstrucción, que irá ligado al Presupuesto plurianual de la Unión Europea. En principio, se había hablado de una cifra en torno a 1,5 billones de euros. Sin embargo, del encuentro no salieron números concretos.

El motivo no es otro que, de acuerdo con las fuentes citadas anteriormente, algunos gobiernos manifestaron su convencimiento de que esa cantidad de referencia podría quedarse pequeña, dado que según avanzan las fechas la repercusión del virus en las economías europeas son mayores. En el Consejo se llegó a plantear la posibilidad que el fondo pudiera llegar a los dos billones de euros, aunque finalmente no llegó a concretarse una cantidad.