Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una clienta mira un escaparate de una tienda de ropa, uno de los sectores que apuesta por la técnica del "cliente misterioso" / CÁMARA DE BARCELONA

La guerra de Ucrania demora la recuperación del comercio

El sector del 'retail' se ve impulsado por el turismo, pero sufre por la escalada de precios, la crisis energética y logística cuando todavía no se ha rehecho del golpe del Covid

4 min

El comercio catalán prevé "un buen 2022" para las empresas del sector, aunque ha recortado sus previsiones de recuperación. El retail cuenta con el impulso del turismo y el comercio electrónico, pero en el otro lado de la balanza está la guerra de Ucrania, que ha empaña estas buenas perspectivas.

En un comunicado, Comertia ha señalado que el conflicto ha afectado al sector debido al incremento de precios de los productos que reciben y que han repercutido parcialmente en sus artículos. A ello hay que añadir que los comercios todavía no se han recuperado de la pandemia.

Continúan los despidos

El presidente de esta asociación catalana de venta minorista, David Sánchez, ha explicado hoy en rueda de prensa que el 46,5% de las empresas del sector redujeron plantilla en 2021. Al desafío del Covid se suma ahora un "nuevo condicionante", las derivadas económicas del escenario bélico en el este de Europa.

La principal es, en este caso, el incremento de precios de materias primas, energía, transporte o logística, lo que hace que una recuperación de la facturación, con un aumento de precio de los productos acabados que llega a las empresas y que ronda el 10%, "no sea una recuperación verdadera".

Pérdidas por la inflación

Sánchez ha detallado que cuando hay incrementos de precios "tan salvajes" los comercios tienen que repercutirlo en el precio de sus productos, aunque la mayoría de las empresas asumen una parte "a pérdidas". Es inevitable, en mercados no monopolísticos, que solo se traslade parte de ese aumento al consumidor final; en la coyuntura actual, esta situación "reduce el margen y va en contra de la competitividad", ha alertado el representante empresarial.

Sin embargo, ha asegurado que las perspectivas para este año son "muy positivas", teniendo en cuenta la contención de la demanda en 2021 y 2020, y se ha mostrado "optimista". Especialmente ahora que no es obligatorio el uso de las mascarillas en espacios cerrados.

Sube el consumo pese a todo

Una de las conclusiones del Informe sobre la Situación Catalana de Retail presentado por Comertia es que el 67,4 % de los empresarios encuestados prevé un incremento del consumo para este año. En cambio, solo un 4,7% considera que el consumo de este año podría ser peor que el del año pasado.

La encuesta apunta a que los principales factores condicionantes para las empresas son el aumento de la inflación, los precios de la energía y las materias primas, el alto coste de la logística, el riesgo de contagios, la reforma laboral y la amortización y los pagos asociados a deudas de la Covid. Una pandemia que ha causado estragos en los comercios aún en 2021, cuando facturaron menos que en 2019, por lo que el sector reclama un paquete de ayudas para apuntalar su recuperación y evitar nuevos cierres.