Menú Buscar
Una de las depuradoras de la red del ACA, que acaba de adjudicar a una filial de Ferrovial uno de los contratos más cuantiosos del ejercicio / GENCAT

Una filial de Ferrovial se lleva un contrato de más de tres millones del ACA

Cadagua se hace con una de las principales licitaciones de la empresa pública de la Generalitat, la gestión de varias depuradoras

10.07.2018 00:00 h.
4 min

Cadagua, una filial de Ferrovial, se ha hecho con uno de los contratos más cuantiosos que la Agencia Catalana del Agua (ACA) ha sacado a licitación en el ejercicio en curso. La gestión de las depuradoras de Cardona, La Coma i la Pedra, Solsona, Sant Llorenç de Morunys, Su y Freixenet. Todos ellos, municipios de la comarca de Solsona, situada en la Cataluña central.

La licitación pública tenía un presupuesto de licitación de casi 3,8 millones de euros. La filial de la cotizada se ha hecho con el contrato con una oferta de 3,3 millones. Se ha impuesto a otras diez compañías que pujaban en la licitación. Entre ellas, Acciona Agua, ACSA, Aqualia (FCC) o la colaboración entre Copisa y Pesa Medioambiente.

Bajas ‘anormales’

Ha sido la cuestión económica la que ha tenido más peso en el proceso. Con todo, la mesa de adjudicación decidió excluir del proceso a tres compañías por presentar “ofertas anormales o desproporcionadas”, tal y como consta en la resolución pública de la licitación. Se trata de Aigües de Catalunya, del grupo Comsa; Aqualia (FCC) y OMS-Sacede, una compañía de origen alemán integrada en el grupo Remondis.

De todas las compañías que sobrevivieron a la criba inicial, la filial de Ferrovial era la que había obtenido la mejor puntuación. Tanto por la vía económica como por los criterios técnicos. Estos últimos han hecho decantar la concesión hasta esta empresa, ya que Copisa había presentado una propuesta que implicaba algo más de ahorro para el ACA. Se quedaba con la gestión de esta red de depuradoras por 2,95 millones.

Mantenimiento de la red

Fuentes del ACA explican a Crónica Global que con el concurso público que acaban de adjudicar se garantizan el buen estado de mantenimiento de las infraestructuras, la conservación de la obra civil y los equipos que permiten la continuidad del servicio. La ganadora de la licitación se compromete por contrato a que se evitarán los paros imprevistos en la depuración de aguas por averías relacionadas con el mal estado de la red.

Con todo, esta licitación no incluye mejoras de capacidad. Si se deciden hacer inversiones en la zona, la empresa pública deberá abrir otros procesos de concurrencia pública. Cabe tener en cuenta que el ACA recuperó en los presupuestos de 2017 su capacidad de inversión. La empresa pública ha podido hacer frente a nuevos proyectos en el último año y medio tras haber hecho frente al grueso de la deuda que tensionaba sus finanzas.

Mantenimiento de la red

Los responsables de la empresa pública esperan que esta política se mantenga en 2019, en las primeras cuentas públicas del Gobierno de Quim Torra. Aunque, por el momento, nadie en la Generalitat ha avanzado nada sobre el proyecto económico de la Generalitat.

Con todo, desde el ACA se apunta a que el mantenimiento de las depuradoras no va unida a ninguna partida presupuestaria de inversión. Aseguran que se trata de una necesidad básica para garantizar que la red de agua potable de Cataluña funciona de forma correcta.