El rey alemán del tocho abrirá el resort más 'pijo' de Cataluña

El promotor Valery Scherer araña capital ruso para abrir el hotel Alàbriga en S'Agaró en julio

Recreación digital del hotel Alàbriga de S'Agaró, cuya apertura se prevé en julio.
Ignasi Jorro
12.02.2016 21:05 h.
4 min

El rey alemán del tocho abrirá el mejor hotel de costa de Cataluña. El promotor Valery Scherer, autor de algunos de los chalés más pijos de la Costa Brava, ha arañado capital ruso y germano para abrir el Alàbriga Hotel&Home Suites, un cinco estrellas gran lujo que mirará con soberbia a la bahía de S'Agaró (Girona).

Scherer, con experiencia en la construcción de villas de superlujo, romperá la banca con el Alàbriga. El alojamiento tendrá 30 suites de 80 a 140 metros cuadrados, un centro de spa y bienestar, un consultorio de medicina estética, piscina exterior y sea club abierto al público y dos restaurantes: el Terra y el Cíclop.

Los dos bufés los comandará Paco Pérez, el chef con cinco estrellas Michelin que está al timón del Miramar de Llançà (dos estrellas), la Enoteca del Hotel Arts de Barcelona ciudad (dos) y el restaurante 5 de Berlín (una).

Sin rival

Fuentes cercanas al proyecto han destacado la apuesta rompedora del magnate alemán del ladrillo. "En la zona de Lloret sí hay establecimientos para el cliente sofisticado. En Platja d'Aro está el cinco estrellas Sallés Hotel & Spa Cala del Pi, pero no da la talla con los clientes extranjeros", ilustran las voces consultadas.

En este escenario es cuando Scherer interviene. "He coincidido con él en varios proyectos, y en el Alàbriga hará las cosas bien. Elevará el producto para atraer a clientes internacionales, pero también a los locales. Es el principio del fin del sol y playa en la Costa Brava", augura el mismo experto.

Al detalle

El diseño del Alàbriga lo lleva la firma barcelonesa DNA Barcelona&Partners, del arquitecto Aryanour Djali, autora de hoteles con capital extranjero en todo el mundo. El mismo estudio construyó otro proyecto anterior de Scherer: la casa Punta Brava IV (foto inferior), en la misma localidad en la que se elevará el hotel.

Image and video hosting by TinyPic

Por su parte, los interiores se han confiado a una filial de la firma Bossy Partners, que diseñaron la villa Punta Brava, una lujosa propiedad en Sant Feliu de Guíxols (Girona), junto a la mano fina del arquitecto Óscar Tusquets. La villa, con capacidad para fiestas de hasta 50 personas la comercializa Carlton Internacional. El activo también lo impulsó Scherer con otra sociedad.

Capital ruso

Precisamente, el rey alemán del ladrillo se ha caracterizado por hilvanar un entramado de sociedades para desarrollar proyectos. Es el caso de Eurobusines Centre de Negocis, que sirvió para dar a luz a la espectacular Villa Punta Brava.

En otras aventuras empresariales, Scherer se ha apoyado en inversores rusos, con los que ha compartido al menos cinco sociedades durante su dilatada carrera. En una de ellas, Casa Calella SL, el magnate se alió con Alexandr Prisyazhnyuk, un alto directivo ruso con residencia en Reino Unido.

Hotel

En el caso del Alàbriga, Scherer rechaza revelar a Crónica Global quién son los mecenas de su nuevo juguete para niños ricos (foto inferior), aunque la estructura está clara. El magnate sostiene el hotel con dos grúas: las sociedades Dalbert 2011 (promoción) y Alàbriga S'Agaró SL (gestora). Scherer adquirió la primera del constructor Carlos Dalmau y del asesor administrativo Miguel Cabrera en 2012. Curiosamente, la mayoría de las sociedades del rico alemán siguen domiciliadas en la misma consultoría, según el Registro Mercantil.

Image and video hosting by TinyPic

Mientras el promotor ataba la financiación del proyecto -cuya suma total no ha trascendido-, el empresario teutón ha colocado en la dirección ejecutiva a Marcos Frutos. El consejero delegado de Bravo Hotels es también ex fundador de Pangean Corporate, una firma de viajes de negocios fallida que entró en concurso voluntario en enero de 2010.

¿Quiere hacer un comentario?