Menú Buscar
EEUU paga mucho más por los medicamentos que en ningún otro país del mundo / PIXABAY

EEUU paga un 306,82% más por las medicinas y Tailandia casi un 94% menos

Un estudio llevado a cabo con datos de 50 países revela las diferencias abismales en los precios de los medicamentos de unos lugares a otros del mundo

3 min

Un estudio publicado por el proveedor de atención médica digital Medbelle pone de manifiesto las enormes diferencias que existen en los precios de los medicamentos en todo el mundo. Tras valorar los índices comparativos de 50 países y las diferencias de coste de algunos de los medicamentos más reconocidos y básicos, comprobamos que Estados Unidos es el país con las medicinas más caras del planeta, con un coste superior en un 306,82% al de la media mundial.

Tras EEUU figuran Alemania (+125,64%) y los Emiratos Árabes Unidos (+122,03%), mientras que en el polo opuesto el estudio menciona Tailandia como país donde más baratos son las medicinas, con un coste del -93,93% respecto al precio medio, seguido de Kenia (-93,76%) y Malasia (-90,8%).

Lisinopril es un 2.682,56% más caro en EEUU

El medicamento con la desviación de precio más alta se emplea para tratar la presión arterial. Su nombre es Lisinopril, está registrado bajo la marca Zestril y su precio en Estados Unidos es un 2.682,56% más alto que el precio mundial medio.

Para elaborar este estudio, Medbelle seleccionó 13 compuestos farmacéuticos prevalentes con el fin de realizar una comparación euro por euro de cuánto cuestan los medicamentos en los diferentes países, al margen de si están cubiertos por un sistema sanitario o si los debe pagar de su bolsillo cada persona a la que se lo recentan.

Fármacos más comunes

Los medicamentos elegidos para la comparación abarcan una variedad de condiciones comunes; desde enfermedades cardíacas y asma, hasta trastornos de ansiedad y disfunción eréctil. Se incluyeron los precios medios tanto del compuesto de la marca como de sus versiones genéricas para tener un perfil completo de cada medicamento y, por último, se normalizó el tamaño de la dosis para que el precio fuera comparable.

Una vez recopiladas todas estas cifras, fue posible calcular el precio medio de cada compuesto en los 50 países, así como en qué medida el precio real por dosis que en cada estado se desvía del coste medio mundial.