Menú Buscar
El presidente del BCE, Mario Draghi (i), junto al vicepresidente de la institución, el exministro de Economía español Luis De Guindos (i) / EFE

Draghi, ante la incertidumbre: “Paciencia, prudencia y perseverancia”

De Guindos, vicepresidente del BCE, cree que la falta de rentabilidad de los bancos se solucionaría con más fusiones para evitar la "saturación" existente

01.04.2019 18:03 h.
4 min

A siete meses vista de que Mario Draghi abandone su puesto como presidente del Banco Central Europeo (BCE), el directivo italiano ha querido, en el Informe Anual 2018 de la entidad supervisora, establecer una foto fija de la actual situación financiera por la que atraviesa la Eurozona, para establecer la necesidad de armarse de “paciencia, prudencia y perseverancia” ante la persistencia de incertidumbres geopolíticas, la amenaza del proteccionismo y las vulnerabilidades observadas en los mercados emergentes.

Para llegar a esta recomendación, Draghi asegura que “aunque la expansión económica de la zona del euro continuó en 2018, su ritmo de crecimiento perdió impulso, desacelerándose desde el 2,5% en 2017 hasta el 1,8% en 2018, debido a algunos factores adversos surgidos durante el año”.

Capacidad de resistencia

No obstante, el directivo transalpino estima que “la economía de la zona del euro siguió mostrando una relativa capacidad de resistencia, impulsada por la continuada recuperación del mercado de trabajo”.

En este sentido, recoge el dato de cómo el empleo aumentaba en 10 millones de personas desde el mínimo registrado a mediados de 2013 y la tasa de paro se redujo hasta el 7,8% en diciembre, su nivel más bajo desde octubre de 2008.

Guindos lo tiene claro: menos bancos

Por su parte, el vicepresidente del Eurobanco, Luis de Guindos, que presentaba el Informe Anual del BCE ante la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, hacía hincapié en el hecho de la baja rentabilidad a la que se enfrentan los bancos europeos está más relacionada con "factores estructurales", como el hecho de que el sistema financiero esté "saturado", sus elevados costes o el nivel de préstamos dudosos, que a la existencia de tipos de interés negativos.

Además, aseguraba De Guindos que el BCE no prevé un incremento a los tipos negativos a los depósitos de los bancos en el BCE "al menos" hasta que finalice este año. "Es algo que no ha sido discutido ni en el Comité Ejecutivo ni en el Consejo de Gobierno hasta ahora", ha afirmado el vicepresidente del BCE.

Reducir costes y ganar eficiencia

El exminitro de Economía de España destacaba también que la "consolidación" bancaria, es decir, las fusiones entre entidades, "puede ser una alternativa" que consiga reducir los costes y "ganar eficiencia", aunque ha evitado entrar en "nombres concretos" de bancos.

Sí matizaba que el instituto emisor prefiere las concentraciones "transfronterizas". Y ha recordado que, más allá de "algunos acuerdos entre España y Portugal", este tipo de operaciones no se han replicado en el bloque comunitario.

"Creo que eso sería muy importante porque, si miramos la Unión Bancaria, uno de sus elementos es tener verdaderos bancos europeos. Sería una señal importante para completar la Unión Bancaria y mandaría el mensaje correcto en términos de tener un mercado único para los bancos", ha apostado.