Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, ultima una renta básica como respuesta a la crisis / EP

La crisis pone a un tercio de la población activa a cobijo del Estado

Más de ocho millones de personas cuentan actualmente con algún tipo de subsidio laboral, una situación que podría volverse insostenible si los efectos de la crisis se extienden

5 min

El demoledor efecto de la crisis provocada por el coronavirus amenaza con mover los cimientos del sistema público español. El parón en la actividad económica provocado por la declaración del estado de alarma, lo que ha obligado al cese temporal de numerosos negocios, ha tenido como consecuencia que, al día de hoy, más de ocho millones de ciudadanos sean beneficiarios de algún tipo de prestación o subsidio para paliar la falta de ingresos. Es decir, aproximadamente un tercio de la población activa está en la actualidad bajo el manto protector de un Estado que también va a ver mermados sus ingresos de forma significativa.

El ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha sido el encargado de proporcionar el dato, tan revelador de la situación como inquietante. En su comparecencia en el Congreso de los Diputados, ha avanzado que el número de trabajadores afectados por los diferentes Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) tramitados desde la declaración del estado de alarma alcanza los cuatro millones (con cerca de medio millón de procesos).

Autónomos y parados

A esta cifra hay que añadir la de los autónomos que tienen derecho a percibir alguna de las compensaciones aprobadas recientemente por el Ejecutivo para compensarles por cese obligado de actividad o por haber sufrido una caída de la facturación superior al 75% a causa de la crisis. La cifra de afectados en este colectivo llega a 1,4 millones, de ellos, cerca de un millón ya han tramitado sus solicitudes, ha aclarado el ministro.

Por último, hay que sumar los 900.000 trabajadores que han pasado a engrosar las listas del paro en este periodo y los algo más de dos millones de personas que ya se encontraban en situación de desempleo con anterioridad a la llegada del coronavirus.

900.000 despidos en 22 dias

Escrivá ha llamado la atención sobre el voraz ritmo de destrucción de empleo que ha provocado la pandemia, inédito desde que se tienen registros. Para ilustrarlo, lo ha comparado con la situación que se dio en la anterior crisis. Desde la quiebra del banco estadounidense Lehman Brothers, pasaron cien días hasta que se alcanzó la cifra de 900.000 empleos destruidos en España. “En este caso, han bastado sólo 22”.

Todo apunta a que la situación tiene un marcado carácter temporal. Sin embargo, en el caso de que la crisis se prolongue en el tiempo más de lo esperado, la situación podría volverse insostenible. El propio ministro se ha mostrado reacio a hacer cálculos, al menos en público. “Es muy difícil calibrar el impacto porque no sabemos cuánto va a durar la pandemia”.

Ya se crea empleo de nuevo

Este martes, el Fondo Monetario Internacional, publicó una demoledoras estimaciones de primavera, que incluyen una caída del 3% para la economía mundial en 2020 y superiores al 6% para la mayoría de los países más industrializados. Con ser impactantes las cifras, el organismo multilateral aclara que se corresponden con un escenario base que contempla que el virus está controlado a mitad de año. De no ser así, el desplome podría ser de más del doble.

No obstante, el ministro se ha mostrado optimista por el hecho de que en abril ya se han registrados datos de creación de empleo. “Nos lleva a pensar a que las medidas que hemos aprobado están teniendo efecto”, ha concluido, aunque también admite que el carácter inédito de la situación y de las propias medidas provoca incertidumbre a la hora de aplicarlas a los modelos económicos que maneja Moncloa.