Menú Buscar
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, este verano / EFE

Los ‘comunes’ rectifican sus fichajes en el área metropolitana

El partido de Ada Colau acepta la ‘renuncia voluntaria’ de su polémico director de Planificación y prepara una evaluación de riesgos psicosociales en Transparencia

01.10.2019 00:00 h.
6 min

Los comunes, el partido liderado por Ada Colau, dará este martes un golpe de timón en los nombramientos de cargos de confianza que marcó el pasado mandato en el Área Metropolitana de Barcelona (AMB). La formación se saca de encima a uno de los ejecutivos que han propiciado más conflictos internos en la Administración supramunicipal, el director del área de Planificación Estratégica, Francesc Magrinyà.

En el consejo que tendrá lugar este martes se informará de la “renuncia voluntaria” del ingeniero de caminos y miembro del partido en la Izquierda del Eixample. Con todo, fuentes de la AMB aseguran que ha sido la propia formación la que ha presionado para que Magrinyà diese el paso atrás en el marco de los problemas laborales que generó desde que tomó posesión del cargo.

Intermediario para hablar con la plantilla

Tenía prohibido desde mediados del pasado mandato dirigirse de forma directa al personal de Planificación Estratégica. Las quejas de los funcionarios sobre el trato que recibían del director acabaron con un expediente de Servicios Centrales en el que se demostraron los hechos. Se le mantuvo en el cargo, pero con un intermediario para comunicar sus directrices a la plantilla.

La directora de la Agencia de Transparencia del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), Gemma Calvet, en una imagen de archivo / EFE
La directora de la Agencia de Transparencia del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), Gemma Calvet, en una imagen de archivo / EFE

El cambio de mandato no aseguró que esta fórmula se mantuviese y provocó inquietud en los trabajadores, hasta que se ha optado por un relevo con un pacto de salida. No es el único caso enquistado de los comunes en la AMB, que también tienen pendiente resolver las quejas sindicales que persisten sobre la gestión de Gemma Calvet como directora de Transparencia por motivos análogos.

Transparencia y Ecología

La ejecutiva pasó la primera inspección por parte de Servicios Centrales, que concluyó que los hechos no estaban suficientemente probados. Pero las quejas de los empleados prosiguen y están pendientes de una evaluación de riesgos psicosociales. Los sindicatos de la AMB advierten de que están dispuestos a recurrir a la Inspección de Trabajo si no se ejecuta en las próximas semanas.

Otro cambio en el personal eventual que los comunes ejecutarán en el pleno de la AMB de octubre será el de nombrar a Imma Mayol como directora del área de Ecología, encabezada por Eloi Badia. La exlíder de ICV en el Ayuntamiento de Barcelona sustituirá a Joan Pinyol en el cargo y se encargará de gestionar el día a día de un ámbito que la formación ha mantenido en los últimos cuatro años con la principal gestora de agua de la AMB, la empresa mixta Aigües de Barcelona.

Mayol y el ‘caso Emaya’

Lo hará en un momento complejo a nivel personal, tal y como indican otros interlocutores de la Administración supramunicipal. Mayol se ha visto implicada en el escándalo de la Empresa Municipal d’Aigües y Clavagueram (Emaya) del Ayuntamiento de Palma de Mallorca, investigada por un presunto caso de delito medioambiental.

La nueva directora de Ecología de la AMB ocupó la gerencia de la empresa pública desde 2015 al pasado abril, cuando presuntamente tuvieron lugar los hechos delictivos. Los juzgados insulares han actuado ante la sospecha de que se destinara dinero del canon de saneamiento urbano a la compra de contenedores de basura y que está detrás de los vertidos de aguas residuales en la bahía de la ciudad tras la denuncia de un particular. La Guardia Civil registró en verano el domicilio particular de la también exdiputada ecosocialista y se incautó de material informático que estaría relacionado con la causa.

Código ético

Mayol, que ha declinado hacer declaraciones por estar abierta una investigación judicial, se vería afectada por el código ético de la AMB en el caso de que prosperase la causa contra ella, tal y como señalan los mismos interlocutores. Es decir, por el código ético con que los cargos de esta Administración se comprometen a cesar de forma inmediata si se les imputan causas relacionadas con la “corrupción, prevaricación con ánimo de lucro, tráfico de influencias o enriquecimiento injusto con recursos públicos”.

A pesar del mutismo de la política, desde su entorno señalan que se trata de una causa preliminar sin que ni siquiera se haya formalizado la investigación a la concejal que entonces se encargaba de Emaya, Neus Truyol (Més Mallorca). Con todo, se trata de otro conflicto latente de los comunes con sus cargos de confianza.