Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Jaume Guardiola, nuevo presidente del Círculo de Economía / LENA PRIETO (CG)

El continuismo se impone en el Círculo de Economía

Jaume Guardiola arrasa en las primeras elecciones en el lobi catalán y promete que su junta directiva y su gestión serán una "representación real de la voluntad de los socios”

CRISTINA FARRÉS / CLARA FÁBREGAS
5 min

Jaume Guardiola será el presidente del Círculo de Economía los próximos tres años. Las primeras elecciones en el lobi catalán se han saldado con un victoria clara del ex consejero delegado de Banco Sabadell, que obtuvo el 70,8% de los apoyos de los casi 900 socios que se participaron en los comicios. Se impone de este modo el continuismo en la organización con un perfil de líder “muy ligado con el talante catalán”, tal y como se comentó ayer en la sede de la calle Provença.

Su primer mensaje tras certificar que recogía el testigo de Javier Faus, que estuvo a su lado durante la intervención, fue para dejar claro que tanto la futura junta directiva como la gestión que piensa llevar a cabo “serán una representación real de la voluntad de los socios”. 

La futura junta directiva

Guardiola abría de este modo la puerta a integrar parte del equipo de la candidatura rival, encabezada por Rosa Cañadas y que consiguió el 27,2% de los votos. De hecho, el también presidente de la Fundación Esade anunció que en las “próximas semanas” se reunirán con ellos para “captar sensibilidades” y conseguir que el Círculo “sea lo que deba ser”. Otra muestra de este “talante” que se le reconocía tras concluir un proceso electoral atípico al no contar con ningún precedente.

Al final, la demora en el recuento de votos fue la única nota disonante de la jornada. La mesa electoral encabezada por el presidente del Liceu y de Saba, Salvador Alemany, tuvo que emplearse a fondo por la duplicidad de los votos. Los socios que habían delegado su participación y que, al final, se presentaron físicamente para participar en los comicios, hecho que anulaba su decisión anterior. 

Jornadas y participación del socio

Desde el Círculo de Economía se asegura que esta es la muestra más clara del funcionamiento real de la institución. “Ha influido mucho que, por naturaleza, el socio es conservador”, apuntaba otro de los que siguió la noche electoral desde el local situado frente a La Pedrera. 

Tras digerir el resultado y presentar los órganos directivos que trabajarán hasta 2025, Guardiola se deberá emplear a fondo para llevar a buen puerto las promesas electorales, algo también atípico en la organización. La principal es la de conseguir que el socio de base incida más en los debates y tomas de decisiones internos, recuperar esa “voz colectiva” que en su primer discurso como presidente aseguró que se debe lograr tras un “periodo electoral que ha sido demasiado largo”. 

Debate sobre la institución

¿El Círculo está roto? Se apunta a que con el resultado electoral en la mano, la respuesta es un no rotundo. Más, si se tiene en cuenta el gesto del nuevo presidente para ser integrador. 

El presidente saliente, Javier Faus (i), entrega el tradicional mazo a Jaume Guardiola (d) tras ganar las elecciones a la presidencia del Círculo de Economía / EFE / MARTA PÉREZ
El presidente saliente, Javier Faus (i), entrega el tradicional mazo a Jaume Guardiola (d) tras ganar las elecciones a la presidencia del Círculo de Economía / EFE / MARTA PÉREZ

Las elecciones han dado relevancia al Círculo de Economía --“han tenido una repercusión mediática altísima que pone el listón muy alto”, reconocía el propio Guardiola-- y han abierto el debate de hacia dónde debe evolucionar la institución de una forma mucho más pública de lo habitual. “Ahora viene la parte pesada, estar a la altura de las expectativas”, concluyó  el nuevo líder del lobi. Tanto las autoimpuestas como las reclamadas. 

La prueba de fuego inicial será la primera nota de opinión que se publique en esta nueva etapa. No se espera hasta después de las vacaciones de verano, los 100 días de gracia que se dan al ejecutivo para aterrizar al frente de una institución a la que lleva más de 30 años vinculado. “Y no tiene nada que ver ser vicepresidente o miembro de la junta con presidirla”, indicaba uno de sus predecesores en el cargo. Este es el gran reto de Guardiola.