Menú Buscar
Cartel de Caixabank / EP

Caixabank sobrevivirá como marca a la fusión con Bankia

Ambas entidades ultiman los detalles de la operación que podría ser aprobada esta misma semana

4 min

Las conversaciones entre Caixabank y Bankia para el diseño de la fusión entre ambas entidades avanzan y, aunque aún restan detalles por definir, algunas cuestiones están prácticamente resueltas. Una de las que está más encauzada es la de la marca que empleará el banco resultante, que será Caixabank.

La decisión no está tomada de manera oficial pero, de acuerdo con fuentes conocedoras de la negociación, prácticamente es lo único que resta para que se convierta en una realidad. De no mediar un giro totalmente inesperado, se impondrá la opción de conservar el nombre de la entidad de mayor tamaño y la que absorberá a la otra fusionada.

Continúa la tradición

Quedan descartadas así alternativas planteadas como mantener ambas marcas en función de su presencia en las diferentes comunidades autónomas o crear una nueva denominación.

Hasta el momento, ambas entidades habían impuesto su marca en los diversos procesos de fusión que llevaron a cabo desde que se transformaron en bancos (con el germen de Caja Madrid, en el caso de Bankia; y de La Caixa, en el caso de Caixabank). Ocurrió en operaciones como la compra de Banco Mare Nostrum (BMN) por parte de Bankia o de Banca Cívica a cargo de Caixabank.

Las oficinas históricas de Caixabank en Barcelona y de Bankia en Madrid / CG
LA ENCUESTA ¿Qué nombre debería tener el banco resultante de la fusión de Caixabank y Bankia?

 

Gobernanza definida

Otro de los aspectos más avanzados de la operación es el relativo a la gobernanza, al menos en lo que se refiere a los principales puestos del organigrama. Como se ha apuntado prácticamente desde el principio, José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, ocupará el mismo puesto en la nueva entidad aunque, probablemente, con menos funciones ejecutivas. Recaerán en el actual consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, que también tendrá el mismo desempeño en el banco resultante de la fusión.

Está previsto que los consejos de administración de ambos grupos financieros se reúnan de forma simultánea a lo largo de la semana para proceder a aprobar la operación con el fin de que los trámites puedan seguir adelante.

Próximos pasos

Entre los pasos a dar a continuación se encuentra la emisión de un informe a cargo de un experto independiente que dé el visto bueno a la valoración de las entidades. Será el documento en el que se basará la ecuación de canje para la fusión que hayan aprobado los órganos ejecutivos de los bancos.

La decisión de los consejos deberá también obtener la aprobación de las juntas de accionistas de ambas entidades, que serán convocadas cuando la correspondiente documentación esté lista para ser facilitada a los socios de Caixbank y Bankia. Se prevé que la operación se prolongue hasta, como mínimo, el primer trimestre de 2021.