Menú Buscar
Un vehículo de Cabify durante un servicio / CG

Cabify desafía al taxi y bajará precios en Barcelona

La tecnológica recortará las tarifas antes de fin de año: la medida llegará al mismo tiempo que el AMB aumenta el coste por kilómetro de su rival

06.11.2019 15:35 h.
6 min

Golpe de mano de Cabify. La tecnológica ultima una rebaja de tarifas en Barcelona con recortes de precios de hasta el 15% antes de fin de año. La noticia supone un avance importante, pues otro sector de transporte que concomita con la firma, el taxi, encajará una subida de precios que se está discutiendo en estos momentos en el Área Metropolitana de Barcelona (AMB).

En una nota emitida hoy, la compañía ha precisado que "tiene previsto promover tarifas un 15% más baratas de cara a fin de año". Se implementará esta medida "como parte de la excelencia del servicio que ofrece a sus clientes y para premiar la fidelidad de los mismos". No será la única. Cabify ha informado también de que aumenta flota hasta los 800 vehículos en la segunda mayor ciudad española, 500 más de los que tiene ahora asociados a la mercantil Prestige & Limousine SL. Estos coches bajo demanda empezarán también a prestar servicio en Mataró, Terrassa, Martorell y Sitges. La expansión de la cobertura la explica la intermediaria, que trabaja con vehículos de alquiler con conductor (VTC), por su "compromiso con la movilidad en Barcelona y Cataluña".

Sortea los 15 minutos de precontratación

Los dos movimientos de calado de Cabify llegan medio año después de que la Generalitat de Cataluña aprobara un decreto que obliga a las empresas que trabajan con VTC a operar con un sistema de prereserva de 15 minutos. El Departamento catalán de Territorio, que comanda Damià Calvet, argumentó que la norma era necesaria para diferenciar los sectores de los VTC y el taxi. La tecnológica se ha adaptado a esta restricción. La empresa "reestructuró su negocio y pasó a operar en la ciudad como empresa de transporte y no como intermediario". En el terreno práctico, la compañía introdujo un sistema que obliga al usuario a respetar los 15 minutos solo la primera vez que reserva un vehículo. En las ocasiones siguientes ya no se impone el límite que aprobó el Gobierno autonómico.

La operativa de Cabify se benefició también de la decisión de la Sala Tercera del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que en julio anuló diversos artículos del reglamento metropolitano de explotación de los VTC. El más importante era la obligatoriedad de aumentar de 15 minutos a 60 el tiempo de reserva. Este periodo temporal hubiera significado la "muerte empresarial" de Cabify en la capital catalana, tal y como describieron entonces fuentes del sector. No ocurrió. El TSJC anuló la parte nuclear del reglamento y, así, se abrió la ventana para que la intermediaria siga de facto compitiendo con el taxi en la ciudad condal y su conurbación.

También con motos de alquiler

De hecho, el grupo ha seguido creciendo en Barcelona. Desplegó dos opciones de transporte bajo demanda en verano: Lite con los vehículos de Prestige y el servicio de motos eléctricas MOVO. Todo ello está integrado en la misma aplicación, lo que significa que la competencia ya no es solo con el taxi, sino con el sector de las motos por minuto en el que trabajan firmas como Cooltra, Yugo o la propia Acciona con su división Mobility, entre otras. Esta expansión son mimbres para que el presidente de Cabify Europa, Mariano Sylveira, subraye que "entre nuestros objetivos como empresa el ofrecer una app verdaderamente multimodal que entienda la Movilidad como servicio (MaaS)". Avanza el directivo que "los usuarios de Cabify en Barcelona y en su área metropolitana han respondido a la propuesta de la compañía de seguir siendo una opción de movilidad para ellos y nosotros seguiremos apostando por la ciudad y por la región”.

Esta apuesta, tal y como la denomina Sylveira, será posible por el hecho de la "adaptación del modelo de negocio al marco legal aplicable". Quizá por ello, presume ya Cabify de 3 millones de usuarios en España. Estos clientes pueden optar ahora por la aplicación o sus rivales o el sector del taxi, que trabaja, al menos en Barcelona, en alternativas para modernizarse y poder mirar cara a cara a la nueva movilidad. Es en este escenario que el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) propone la actualización tarifaria. Pese a que los precios de algunos suplementos, como el del aeropuerto de El Prat, se incrementarán, los conductores alertan de que perderán dinero, pues desaparecen otros, como el extra por maleta. La propuesta continúa bajo negociación en el Instituto Metropolitano del Taxi en la AMB.