Menú Buscar
Turistas hacen cola para entrar en la basílica de la Sagrada Familia de Barcelona este lunes / CG

La Barcelona turística, de espaldas a las manifestaciones

Normalidad en la actividad de los principales monumentos y preocupación del sector por los efectos económicos del colapso del aeropuerto de El Prat

15.10.2019 00:00 h.
4 min

Los turistas que han pasado este lunes en Barcelona han mantenido sin cambios las agendas previstas. La normalidad que se ha vivido en enclaves tan visitados como la basílica de la Sagrada Familia o el recinto modernista del Hospital Sant Pau ha contrastado con el desconcierto que manifestaban los que se han topado con manifestaciones independentistas en los alrededores de la Pedrera o la casa Batlló, monumentos que se han visitado.

La afectación durante la jornada en la principal actividad de la ciudad ha sido limitada, aunque lo usual del flujo de gente en restaurantes, hoteles y tiendas de la capital catalana que han abierto según lo previsto no ha aplacado el temor del sector. Básicamente, por las consecuencias económicas que se pueden derivar del colapso que se ha organizado en el aeropuerto de El Prat por parte del llamado Tsunami Democrático.

Lastre de la actividad

“La última vez que estuvimos en una situación similar la repercusión implicó la pérdida de millones de euros”, advierten fuentes de la Confederación Empresarial de Hostelería y Restauración de Cataluña (Confecat). Sólo en el agosto siguiente de la celebración del referéndum ilegalizado del 1-O y la declaración simbólica de la república catalana que ahora se ha juzgado la facturación agregada de las pernoctaciones en la ciudad cayó un 20%.

Plena ocupación en las terrazas situadas en avenida Gaudía de Barcelona este lunes al mediodía / CG
Plena ocupación en las terrazas situadas en avenida Gaudía de Barcelona este lunes al mediodía / CG

Los empresarios del sector lamentan que la nueva oleada de protestas con afectación a la imagen de Barcelona llega en un momento en que se empezaba a pasar página a este impacto. Advierten de que un nuevo lastre “afecta a todo el mundo, tanto a los empresarios y trabajadores del sector turístico como al resto de actividades vinculadas”.

Preparación de la huelga

“Que se lleven las protestas políticas al sector económico es un error grave que pagaremos”, sentencian. Todo ello, con la vista puesta a lo que pueda ocurrir este viernes con la huelga general convocada por las organizaciones independentistas Intersindical-CSC y IAC. Los sindicatos mayoritarios, incluso CGT con una representación más limitada pero con presencia en varios sectores de actividad se han desmarcado de la iniciativa.

Las patronales catalanas mantienen que en los centros de trabajo no se percibe un ambiente análogo al que se vivió las jornadas siguientes al 1-O. Las previsiones actuales es que en el grueso de los servicios y la industria funcionen de forma regular. Otra cuestión será el número de trabajadores del sector público que opten por participar en el paro de país y las afectaciones que se puedan dar por los nuevos cortes en las infraestructuras viarias, ferroviarias y aéreas.

De nuevo, el principal temor empresarial viene por las repercusiones económicas que se pueden dar en este escenario.