Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una aeronave durante una operación en el aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat / EP

Los comunes usan Barcelona Regional para criticar a Aena

El partido de Ada Colau emplea la agencia urbana, de la que el gestor aeroportuario era socio, para rechazar el proyecto de ampliación de El Prat

3 min

Los comunes han utilizado Barcelona Regional para criticar a Aena, que hasta hace poco era socio de esta agencia. El partido de Ada Colau ha encargado un informe al ente de desarrollo urbano que rechaza el proyecto de ampliación del aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat, una postura que defiende BComú, pero no su aliado en el gobierno en la Ciudad Condal, el PSC.  

El análisis [consultar aquí] lo han presentado hoy la teniente de alcalde de Urbanismo de Barcelona, Janet Sanz, y el polémico concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica, Eloi Badia. El documento desmonta la inversión para expandir la ciudad aérea barcelonesa, alertando de que causa al menos ocho impactos medioambientales y culturales "irreversibles". 

Alternativa: eliminar vuelos y Girona

Ello es así porque según los comunes, la elongación de la tercera pista de El Prat y la invasión del estanque protegido de La Ricarda "degradará el suelo; cambiará su uso; afectará a aguas superficiales y subterráneas; afectará a un espacio ZEPA, a especies y hábitats protegidos; aumentará los niveles sonoros y afectará al patrimonio arquitectónico". 

¿Qué alternativas propone BComú por medio de Barcelona Regional? Permitir el crecimiento del aeropuerto barcelonés, pero de forma controlada. Abogan por mejoras operativas e inversiones con foco medioambiental en la instalación estratégica. Para acompasar el crecimiento del tráfico aéreo que se prevé a partir de 2024, el partido de Colau, por medio de la agencia de planificación, apuesta por desviar vuelos a Girona y sustituirlos por el tren de alta velocidad, como ya ha defendido en otras ocasiones. 

Aena era socio de BR

El informe de Barcelona Regional contra la propuesta de Aena de ampliar El Prat significa una vendetta contra el que hasta hace poco era socio de esta agencia. El gestor aeroportuario tenía un 11,76% de acciones del ente metropolitano, pero tuvo que desprenderse de los títulos al lanzar una oferta pública de venta (OPV) del 49% en 2015. 

Como consecuencia de ello, el Ayuntamiento de Barcelona compró la posición de Aena en Barcelona Regional y se hizo con la mayoría del accionariado en el organismo. El resultado es que los comunes, que controlan la Administración local, dieron un golpe de mano en el ente y se hicieron también con el control de este, como explicó este medio