Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un sanitario, saliendo de un módulo instalado por Salud en un ambulatorio catalán, que ahora lleva el peso de la vacunación / EFE

Un año de pandemia: una atención primaria "en mínimos" lidera la fase decisiva

Los ambulatorios de Cataluña asumen la operativa de la vacunación masiva con el "personal agotado" y un déficit crónico de plantilla y recursos

12 min

Doce meses después de la declaración del estado de alarma en España, el sistema sanitario vuelve a la casilla de salida. El primer año de combate contra el Covid-19, la infección que causa el virus SARS-CoV-2, lo lideraron los hospitales. Pero la salida de la pandemia, la luz al final del tunel, la vacunación, la coordinará y asumirá la atención primaria, como explicó este medio. Lo hará con los trabajadores "agotados" y un déficit crónico de personal y recursos en Cataluña, carencia de la que ha avisado recientemente Amnistía Internacional. 

Así las cosas, 365 días después de que el Gobierno declarara la alarma en España y comenzara la lucha nacional contra una epidemia global, los sanitarios avisan. Si el primer nivel asistencial debe empujar al país fuera de la enfermedad, hay que dotarlo de recursos. "Estos 12 meses hemos hecho un esfuerzo físico y emocional titánico. Todo el mundo ha puesto horas extra, sin material, nos hemos infectado más que nadie sin, a veces, ver las justas compensaciones que tocaban. Y ahora la gente no para de preguntar en su ambulatorio cuándo le tocará vacunarse", avisa David Arribas, vicesecretario general de Metges de Catalunya (MC). 

"No pueden pedir todo: hay que equilibrar"

El facultativo y activista cree que la sanidad catalana "está preparada" para vacunar masivamente --"si las dosis llegan"--, pero pide un esfuerzo igual a los gestores sanitarios. "La cartera de servicios es la que es. Si priorizamos una actividad, hay que ser conscientes que todo lo demás se resentirá", alerta. Arribas enfatiza que la diagnosis oncológica, por ejemplo, cayó en 2020. "Habrá que recuperarlo". Antes, no obstante, se impone otra demanda. "No podemos ser los equipos de atención primaria (EAP) los que expliquemos a la gente que la vacuna contra el Covid-19 se ha estratificado, algo que vemos necesario, y que hay colectivos prioritarios. Debe ser la Administración la que informe de ello, bien, de cuándo tocará vacunar a cada ciudadano". 

vacunacion primaria cataluna
Sanitarias en un módulo de ampliación de un ambulatorio en Cataluña / EFE

"En la atención primaria nos enteramos de las cosas cuando ya han ocurrido. Sale una noticia y nuestra labor es acompañarla. Eso nos desborda", lamenta. Pese a ello, desde Metges de Catalunya, mayoritario entre esta categoría laboral, ponen en valor la labor del primer nivel asistencial. "En 12 meses hemos sido tan proactivos como hemos podido. Hemos hecho seguimiento de enfermos complejos, aunque sea telefónicamente. Fuimos a buscar a nuestros pacientes tanto como pudimos. Ha caído la calidad, claro, pero es que había que salvar vidas en una pandemia con elevada letalidad. Es el momento de recuperar esa atención comunitaria eficiente que teníamos antes de la crisis actual", prescribe. 

"La primaria cerró: ahora hemos reabierto"

Desde Satse, sindicato de referencia en la enfermería catalana, dejan claro que las llamadas pidiendo vacunas tienen poco sentido. "Hay que transmitir a la población que se vacuna. Estamos vacunando tanto como podemos, y el factor limitante es la accesibilidad a las dosis por parte de los fabricantes", explica Sandra María, delegada de la plataforma en atención primaria en Lleida. La sanitaria subraya que "los ambulatorios podemos vacunar y lo haremos como hasta ahora: doblando jornadas. La enfermería lo ha dado todo en estos 12 meses, sacrificando nuestra vida personal". 

La escasez de dosis, no obstante, también perjudica a este colectivo. "La gente nos llama para saber cuándo podrá vacunarse, pero es que nosotros también atendemos a mayores o pacientes oncológicos que son vulnerables. Y tampoco hay para ellos. Es duro", reflexiona María. ¿Habrá personal suficiente? "Sí. La gente ha respondido a la llamada y podemos vacunar de forma masiva", apostilla, antes de dejar clara otra idea. "Con la llegada de la pandemia a España en marzo de 2020, los ambulatorios quedaron aletargados. Otros cerraron. Hemos reabierto y la gente tiene que saberlo. Somos la puerta de entrada al sistema sanitario y estamos aquí. Tengan confianza", pide la activista. 

"Vacunaremos en módulos sin agua"

Los ambulatorios están abiertos, sí, y la Consejería catalana de Salud ha colocado módulos en algunos centros para ampliar el espacio para testar e inmunizar. De nuevo, algo ha fallado. "Algunos gestores se llenan la boca de discursos y palabras, pero la atención primaria no es el pilar del sistema sanitario catalán. Ahora, con la vacunación masiva, no nos cabe la menor duda que la haremos nosotros. Pues bien, que nos pongan personal e infraestructuras", reclama Meritxell Sànchez, presidenta del Fòrum Català d'Atenció Primària (FoCAP). Como muestra, un botón. "Algunos módulos de ampliación que nos han colocado para vacunar no tienen agua corriente. ¿Cómo nos higienizamos?", se pregunta la activista. 

Faltan más cosas además de grifos. "Nos urge más personal de administración y gestión y plantilla de enfermería, los sistemas de comunicación con el paciente son muy pobres. No hay móviles para los EAP y, a menudo, utilizamos nuestros móviles personales para llamar a nuestros pacientes", recuerda la sanitaria. Desde FoCAP recuerdan que los recortes de CiU en salud "se cebaron más con la atención primaria", lo que aumentó el decalaje de recursos con los hospitales. "Seguimos pidiendo lo que prescribe la Organización Mundial de la Salud (OMS), que el 25% del presupuesto sanitario vaya al primer nivel asistencial", concluye. 

"La primaria actual se diseñó en los 80: debe evolucionar"

También reclama el 25% de los recursos de la consejería para los centros de salud catalanes --"estamos en el 15%"-- Amando Martín Zurro, médico de familia y autor de varios libros sobre gestión sanitaria. Es considerado una de las voces más autorizadas en España sobre este segmento del sistema asistencial. "Desde la declaración del estado de alarma en marzo de 2020, el papel de la atención primaria se puede analizar desde dos ópticas. La estrategia es muy negativa, pues el combate contra la enfermedad ha sido hospitalocentrista. Desde el punto de vista de los profesionales, éstos han hecho una labor encomiable", analiza en conversación con este medio. El doctor Martín Zurro se muestra "optimista", pero reclama un cambio en el sistema. 

primaria vacunacion cataluna
Una sanitaria toma una muestra para un test PCR a una ciudadana / EFE

¿Cual? "Yo le llamo atención primaria y comunitaria. Los pacientes no solo están adscritos al centro de salud de su zona, ese centro sirve a una comunidad", resume. Esa suerte de columna vertebral de los barrios en España "precisa de más recursos humanos e infraestructuras", pero también "innovación". El facultativo recuerda que los ambulatorios "se diseñaron en los años 80 y apenas han cambiado". Según él, "se imponen cambios de calado, hay que ser innovadores y, seguramente, reformar la Ley General de Sanidad. Pero para ello hace falta voluntad política". También pone deberes para el ciudadano. "Debemos concienciarnos de que la atención primaria no te lo resolverá todo. Hay que tomar consciencia y sensibilizarse frente a los problemas de salud. El centro te acompañará en ese proceso", argumenta. 

"Los gestores se han encerrado en su torre de marfil"

Ese cambio en la atención primaria en Cataluña, si se produce, será a medio plazo. Por lo pronto, teléfonos, ventanillas y el portal La Meva Salud de los ambulatorios hierven con dudas de ciudadanos que quieren saber cuándo les tocará vacunarse contra el Covid-19. "Lo entiendo", señala Albert Torrents, vicepresidente de la Confederación de Asociaciones de Vecinos de Cataluña (Confavc). "Mira, al principio de la campaña de vacunación nos sondearon para poner los locales de las asociaciones de vecinos catalanas a disposición de la campaña. Dijimos que sí. No hemos sabido nada más", critica el activista. Según Torrents, el Departamento de Salud, máxima autoridad sanitaria en la inmunización por delegación del Ministerio "ha diseñado una vacunación según sus criterios, sin contar con la participación de los sanitarios ni de la comunidad. Se han encerrado en su torre de marfil". 

Desde la Confavc reclaman que la nueva fase de inmunización masiva contra la enfermedad, así como la reconstrucción económica postpandemia, "cuente con los espacios de participación que se han perdido". Es una de las siete propuestas de una batería de iniciativas que la plataforma paraguas de residentes lanzó antes de las autonómicas del 14 de febrero en Cataluña [leer aquí]. Los vecinos​ comparten la necesidad de dotar de más recursos al primer nivel asistencial, pero avisan: los determinantes de la salud, sobre todo la renta familiar, ya están sufriendo. "Vemos en el debate público que se habla de una crisis económica en ciernes. Nosotros ya la estamos sufriendo. Ya tenemos nuestros bancos de alimentos colapsados y las redes vecinales desbordadas", avisa Torrents.

En esta nueva fase crucial de lucha contra la pandemia, pues, los residentes piden intervenir. "Estamos ante un escenario muy complejo cuya respuesta tenemos que diseñar entre todos: gestores, sanitarios y comunidad. Quedamos a su disposición", sentencia el activista.