Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Josep Lluis Trapero, que pasará a dirigir la división que evalúa las actuaciones de los Mossos / EUROPA PRESS

Interior pone a Trapero al frente de la división que evalúa las actuaciones de los Mossos

A partir del lunes el mayor dirigirá desde la comisaría de Les Corts la División de Evaluación de Servicios de la policía autonómica

2 min

El major de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluis Trapero, se incorporará el próximo lunes a su nuevo puesto de trabajo. El conseller de Interior, Joan Ignasi Elena, le ha ofrecido ponerse al frente de la División de Evaluación de Servicios (DAS, por sus siglas en catalán), encargada de inspeccionar las actuaciones de la policía autonómica.

Trapero dirigirá la división desde la comisaría de Les Corts, y no desde el despacho que hasta ahora ocupaba en la plaza Espanya a la espera de conocer su nuevo destino, según explica El Periódico. Será a partir del próximo lunes cuando el major se incorpore como nuevo responsable de la DAS, un puesto que depende del director general de los Mossos, Pere Ferrer, al igual que la División de Asuntos Internos (DAI).

El conseller de Interior, Joan Ignasi Elena / EUROPA PRESS
El 'conseller' de Interior, Joan Ignasi Elena / EUROPA PRESS

Revisará los dispositivos controvertidos

Mientras que la DAI se centra en supervisar las prácticas de los agentes, Trapero tendrá que inspeccionar los distintos servicios policiales y auditar los dispositivos más controvertidos, sobre todo aquellos relacionados con la seguridad ciudadana.  

Asimismo, entre sus nuevas tareas estarán la de detectar “disfuncionalidades organizativas”, informar sobre la falta de formación de los agentes o proponer mejoras en el cuerpo.  

La “purga” de los Mossos

El cambio de destino de Trapero llega un mes después de que Joan Ignasi Elena lo destituyera y colocara al frente de los Mossos d’Esquadra a Josep Maria Estela.

Además de cambiar de destino al major, Interior trasladó al intendente Toni Rodríguez, hasta entonces jefe de la Comisaría de Investigación Criminal. La decisión, que desde el cuerpo justificaron alegando que se buscaba otro perfil, fue entendida como una “purga”, una maniobra del Ejecutivo catalán para apartarlo de investigaciones anticorrupción.