Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El comisario jefe de los Mossos d'Esquadra, Eduard Sallent / INTERIOR

Sallent augura precisión "quirúrgica" de los antidisturbios con la nueva estructura de Mossos

El comisario jefe anuncia reformas estructurales en la dirección y también en el sistema de orden público de la policía catalana

3 min

Cambios en la estructura de los Mossos d'Esquadra. El comisario jefe, Eduard Sallent, ha anunciado la creación de una División de Intervención, que dependerá de la Comisaría General de Recursos Operativos, para integrar a los antidisturbios --Brigada Móvil-- y también a los Grupos Especiales de Intervención (GEI). Una modificación que persigue dotar a los efectivos de "más inteligencia" y asegurar una intervención "quirúrgica" de los mismos durante movilizaciones o manifestaciones

En palabras de Sallent, la intención es que los efectivos de orden público puedan "extraer a la persona que comete un acto ilícito sin que ese hecho provoque un contagio a la masa". Habrá así un grupo específico encargado de los arrestos en grandes concentraciones. No será el único cambio. Los Mossos se quedan sin prefectura. En su lugar, se creará una Dirección Operativa de la Policía. También la sala de mando operativa se adaptará a una gestión "más digital y no tan analógica" y es que otro de los grandes retos que asume el cuerpo es la adaptación a las nuevas tecnologías

Ciberseguridad

Para ello se implentará una comisaría TIC, de Ciberseguridad y Ciberinteligencia, que dote a la policía de las herramientas necesarias para la "investigación y prevención en ámbito digital", según el comisario jefe, quien ha apuntado que la tecnología tiene que ser uno de los vectores de cambio en toda la organización. Una modificación que tiene que partir desde las comisarías, con elementos de mejora para los ciudados como las denuncias por internet, obtener una cita virtual o la videodenuncia. 

También se introducirán mejoras en la Comisaría General de Investigación criminal, que contará con más "recursos forenses". La intención, ha apuntado el director de la policía, Pere Ferrer, es aportar una "visión holística" para modernizar el cuerpo.