Menú Buscar
Imagen de la Unidad Militar de Emergencias desinfectando la residencia Matacàs de Sant Adrià / TWITTER

Una residencia con 90 muertes bloquea el contacto entre familias

El geriátrico Matacàs, de Sant Adrià de Besòs, ocultó el brote de coronavirus a los familiares hasta que los residentes morían en cascada

4 min

Una residencia con 90 muertes de personas mayores durante la pandemia está obstaculizando el contacto entre familias. El geriátrico Matacàs de Sant Adrià de Besòs, la residencia del horror en Cataluña con el mayor número de fallecimientos de la región, está bloqueando los vínculos entre allegados de usuarios para evitar que éstos se organicen y les denuncien. ¿Por qué? Por, según los clientes, ocultar el brote de coronavirus hasta que los ancianos empezaron a morir en cascada.

Según un comunicado interno de la Residencia Matacàs a la que ha accedido este medio, la dirección del centro pide disculpas por crear un grupo de difusión con las familias en la que aparecían los números de teléfono de éstos. Ello permitió, admite la dirección del equipamiento para mayores, que los allegados de residentes se pusieran en contacto unos con otros para compartir información y estudiar acciones legales. "Queremos informar de forma expresa a todo el mundo que haya podido tener acceso a los teléfonos de otros familiares, que no pueden hacer uso de los mismos sin el consentimiento expreso del titular del mismo", ruega la residencia.

"Ocultaron el brote hasta la muerte de mi familiar"

Lo que a priori sería un comunicado pulcro para respetar la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) 15/1999 tiene más enjundia. Los familiares, en efecto, trataron de ponerse en contacto unos con otros porque denuncian que el centro les estaba ocultando el brote. Una de los que lo hace es Sonia Estévez. En conversación con este medio, la denunciante alerta de que su familia llamó varias veces a Matacàs la semana del 23 al 29 de marzo para interesarse por el estado de un allegado, interno con alzhéimer y esquizofrenia.

"Decían que no tenían ningún caso, apenas un sospechoso con fiebre a quien habían aislado. Lo dijeron varias veces durante esa semana hasta que me llamaron el 30 de marzo para informarme de la muerte de nuestro familiar por insuficiencia respiratoria", se queja la ciudadana. Esta vecina recuerda el caso de otros familiares de Matacàs, que dieron el aldabonazo de alerta sobre un brote de SARS-CoV-2 en el geriátrico mientras la gerencia lo negaba una y otra vez. Hasta que empezaron las muertes en cascada. "Contamos 90, que son dos al día", enumera Sonia.

La peor residencia de Cataluña

Tengan razón o no, lo cierto es que la residencia Matacàs se ha convertido en el peor geriátrico de Cataluña en lo que a fallecimientos se refiere. Familiares cuentan más de 90 decesos durante la pandemia. La gerencia no lo niega, pero los atribuye tanto al patógeno como a "muertes naturales". La inquietante cifra de exitus la iguala, y por debajo, la residencia Premià Ca n'Amell de DomusVi en Premià de Mar, con 80 decesos y un 90% de contagios, según el ayuntamiento.

Cabe recordar que Matacàs se ha negado siempre a hablar con los medios de comunicación. Sus propietarios, la familia de farmacéuticos Clapés, que operan una farmacia en el municipio de Sant Adrià, jamás han devuelto las llamadas a Crónica Global. La directora del centro ha hecho lo propio, colgando el teléfono.