Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un registro policial para recabar pruebas sobre los atentados del 17A / MOSSOS

La policía identificó al cerebro del 17A con ADN de su familia en Marruecos

El imán de Ripoll Abdelbaki Es Satty, considerado autor intelectual del ataque, falleció en la explosión de Alcanar

2 min

La policía identificó al imán de Ripoll Abdelbaki Es Satty con el ADN de su familia de Marruecos. Así lo han detallado dos agentes durante su declaración ante la Audiencia Nacional este miércoles, donde se celebra el juicio por los atentados del 17A en Barcelona y Cambrils, de quien se le considera autor intelectual.

Es Satty fue uno de los dos fallecidos en la casa de los terroristas en Alcanar, Tarragona, el día antes del ataque que en 2017 dejó 16 muertos y 140 heridos, y por el que efectivos de Mossos d'Esquadra abatieron a su autor, Younes Abouyaaqoub, que condujo la furgoneta que arrolló a peatones a su paso por Las Ramblas. Lo localizaron cuatro días después en un camino de Subirats.

Terroristas abatidos

Otros cinco terroristas llevaron a cabo otro ataque la madrugada del 18 de agosto en Cambrils, a los que igualmente los agentes abatieron en el paseo marítimo de esta localidad. La explosión de la víspera en la casa de Alcanar mató a dos integrantes de la célula yihadista, entre ellos al imán de Ripoll, en torno al cual se formó la misma, según mantiene la fiscalía.

Estos manifestaron que encontraron restos humanos de dos personas esparcidos entre los escombros en la finca de la casa de Alcanar. Fue la explosión la que precipitó que los terroristas improvisaran los atentados de Barcelona y Cambrils, según expusieron en jornadas anteriores los mossos.

Viaje policial a Marruecos

Este miércoles han testificado dos policías que por orden del juez instructor viajaron a Marruecos, donde asistieron a la toma de ADN por parte de la policía marroquí de la madre, un hermano y una hija de Es Satty para confirmar su identificación.

Los agentes han declarado que, según testimonios de sus familiares, el imán había dejado de visitarles de forma progresiva en los siete años anteriores coincidiendo con el periodo en el que supuestamente se habría radicalizado.