Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Agentes de Mossos durante un operativo contra la delincuencia en el Raval / MOSSOS

Operativo de Mossos, Urbana y Policía Nacional contra la delincuencia en el Raval

Despligue de agentes contra los multirreincidentes en hurtos y el tráfico de drogas en el centro de Barcelona

3 min

Agentes de Mossos d'Esquadra, Policía Nacional y de la Guardia Urbana han desplegado este viernes un dispositivo conjunto en el barrio del Raval de Barcelona contra la delincuencia multirreincidente que se ha saldado con tres detenidos, en aplicación de la ley de extranjería al no tener permiso de residencia en vigor.

Los efectivos se han desplegado a las 11.00 horas, y mientras la policía autonómica y la Urbana se han centrado en sanciones administrativas por romper el confinamiento, la Policía Nacional se ha centrado en sus competencias en extranjería.

"Vulneración de derechos"

Los arrestados han quedado en libertad tras incoar el procedimiento de expulsión, que prevén que se apruebe y será vigente durante seis meses. El procedimiento habitual en estos casos es trasladar a la persona al Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) hasta deportarle, pero en esta ocasión no ha sido posible porque el CIE de Barcelona está cerrado por la pandemia de coronavirus.

El Centro por la Defensa de los Derechos Humanos Irídia ha calificado el operativo como "una grave vulneración de derechos humanos". En un comunicado, han lamentado que la "principal función ha sido la detección de personas migrantes con la situación no regularizada, en base a criterios de selectividad por perfil racial".

Así, la entidad ha pedido a la Delegación del Gobierno, al presidente de la Generalitat, Quim Torra, y a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que ordenen investigar el operativo y eviten que se hagan más mientras dure la emergencia sanitaria.

Hurtos y tráfico de drogas

El dispositivo, como en otras actuaciones conjuntas, tenía por objetivo el arresto de delincuentes multirreincidentes en hurtos y el tráfico de drogas a pequeña escala, que por otra parte son más fáciles de detectar al haber menos gente.

A raíz del decreto de estado de alarma, los delitos se han desplomado en Barcelona, aunque continúa el trapicheo de drogas y los robos en algunas zonas de la ciudad, sobre todo a raíz de la vuelta al trabajo presencial a principios de esta semana.